Potaje ligero de calabacín, tomate y garbanzos

18018

Oficialmente damos por finiquitados los excesos navideños y vamos a hacer propósito de enmienda, acto de contrición y bla, bla, bla…para ello os traigo una receta súper fácil, de esas con pocos ingredientes; completísima (con una generosa proporción de verduras y hortalizas, así como con sus proteínas, hidratos y grasas) y súper económica. Obtendremos un plato único delicioso por menos de 2€ por persona ¡que luego no os digan que ser vegano y comer saludablemente es caro!

La palabra “ligero” en esta receta no es sinónimo de “light” (porque eso depende de si utilizamos un par de cucharaditas de aceite o media botella) sino que la he utilizado porque es un plato que me parecía más contundente que una sopa, pero sin llegar a ser un potaje. Si coméis de tupper en el trabajo, como yo, os recomiendo mucho utilizar un arroz vaporizado (de ese que dicen que “no se pasa”).

Ingredientes:

  • 1 puerro gordo o 1 cebolleta grande
  • 3-4 calabacines medianos
  • 6 tomates rallados
  • 400 gramos de garbanzos cocidos (pueden ser de bote, bien enjuagados)
  • 1 litro y 1/2 de caldo vegetal o agua
  • 2 tacitas de arroz
  • 4 cucharadas de aceite de oliva VE
  • una cucharadita de pimentón de La Vera (opcional)
  • sal

Preparación:

Comenzamos lavando concienzudamente el puerro y cortándolo en aritos finos. Si usamos una cebolleta, no hace falta lavar tanto, y la cortaremos en juliana fina.
En una cazuela, vertemos el aceite y cuando esté caliente, añadimos el puerro o la cebolleta. Lo sofreímos a fuego medio hasta que esté blandito.
Mientras tanto, habremos lavado y/o pelado los calabacines y los habremos cortado en medias lunas no demasiado finas. Los añadimos a la cazuela junto con un poco de sal. Los sofreímos hasta que estén blanditos, también a fuego medio.
Cuando estén tiernos, añadimos el pimentón (si lo usamos) y los tomates rallados subiendo el fuego al mismo tiempo. Cuando estén cocinados (lo sabremos porque habremos obtenido un sofrito brillante y espeso), añadimos el caldo o el agua, rectificamos de sal y cuando comience a hervir, añadimos el arroz. Pasados 10 minutos, añadiremos también los garbanzos, bajaremos el fuego y seguiremos cocinando hasta que el arroz esté en su punto. El caldo estará espeso y sabroso y con un color espectacular.

Focaccia con cherries y aceitunas al aroma de tomillo

_MG_4267_6701

Hacía ya tiempo que tenía ganas de preparar una focaccia, y este fin de semana me llegó el momento ya que íbamos a celebrar el primer cumple de mi Violeta en la playa y necesitaba cosas que fuesen fáciles de transportar y comer con la mano.
Es una receta laboriosa pero nada complicada. Queda como una especie de híbrido entre pan y pizza, muy esponjosa por dentro, pero crujiente por fuera.

Ingredientes:

  • un sobre de levadura de panadería
  • una cucharadita de azúcar
  • 300 ml de agua templada
  • 500 gramos de harina
  • 125 ml de aceite + un chorrito extra para los tomatitos
  • una cucharada de sal
  • un puñado de tomillo fresco
  • dos tazas de tomates cherry
  • una taza de aceitunas negras

Preparación:

En un cazo, ponemos el aceite con el tomillo y lo calentamos. Luego, lo dejamos enfriar completamente.
En un bol amplio ponemos la levadura con el azúcar y el agua templada. Mezclamos bien y dejamos reposar 10 o 15 minutos. Pasado ese tiempo, añadimos la harina, el aceite aromatizado con el tomillo y la sal y amasamos bien. Tapamos la masa con film y dejamos reposar 2 horas.
Mientras, podemos hornear los cherries en una bandeja apta para el horno con un chorrito de aceite o hacer como yo, y optar por la vía rápida: poner los tomatitos y el aceite en un recipiente apto para microondas, bien tapados y programar 2 minutos a máxima potencia. Destapar, remover y programar otros 2 minutos a máxima potencia. Ya los tenemos listos.
Estiramos la masa en una bandeja cubierta de papel de hornear, la volvemos a tapar con film y la dejamos reposar 30 minutos. Finalmente, destapamos, hacemos hoyitos por toda la masa con la punta de los dedos y en cada hoyito ponemos o un tomatito o una aceituna negra. Tendremos el horno precalentado a 220 grados y horneamos 20 minutos.
Os dejo una foto de propina con mi Saskia de fondo 🙂

_MG_4265_6699

Zaalouk

zaalouk

 

Esta delicia de receta con muy poquitos ingredientes, me la dio Maryam, de El Rinconcito de Maryam, y la primera vez que la hice seguí sus indicaciones, troceando e hirviendo la berenjena. La escurrí muy bien y el plato estaba riquísimo, pero pensé que ganaría mucho con la berenjena asada entera y troceándola después, y sinceramente, creo que no me equivocaba. Os traigo mi versión de un clásico de la cocina árabe. Os advierto de que es una ensalada, aunque no sea cruda, y se sirve tibia o a temperatura ambiente.

Ingredientes:

  • 3 berenjenas.
  • 6 tomates bien maduros
  • 2 dientes de ajo
  • una cucharada de comino
  • cilantro o perejil picados
  • sal y aceite de oliva VE

Preparación:

Asar las berenjenas enteras y sin pelar. Yo usé mi FussionCook, menú horno verduras. Cuando estén blanditas las tapamos y las dejamos sudar para que luego sea muy fácil pelarlas.
En una sartén amplia, sofreímos los dientes de ajo picados en un poquito de aceite de oliva. Pelamos y troceamos los tomates y los añadimos a la sartén. Cocinamos a fuego medio hasta que los tomates estén bien cocinados y se haya evaporado todo el jugo. Añadimos el comino, removemos y apagamos el fuego.
Pelamos las berenjenas y troceamos la pulpa. La vertemos en una fuente de servir y le añadimos los tomates, espolvoreamos con perejil, removemos con cuidado, rectificamos de sal y dejamos enfriar. Os recuerdo que se sirve tibia o del tiempo ¡a disfrutar!

Ensalada de calabacín y tomate con vinagreta de mostaza y encurtidos

dsc00611b
Con esta receta participo en el CSC#8, “Ligero pero sabroso” cuya anfitriona es Gilducha.

Ingredientes:

  • Un calabacín grande o dos pequeñitos
  • Dos tomates de ensalada
  • 2 cucharaditas de mostaza de Dijon
  • Aceite de oliva VE
  • Sal
  • Vinagre de manzana
  • Pepinillos encurtidos
  • Zanahorias encurtidas

Preparación:

Pelar el calabacín superficialmente y cocerlo al vapor entero. Debe quedar al dente, no demasiado blando.
Se deja enfriar y se corta en láminas de medio centímetro. Lo vamos secando con papel de cocina para que no quede mojado.
Lo disponemos en una ensaladera junto con los tomates en rodajas.
Hacemos una vinagreta con el vinagre, el aceite, la sal y la mostaza. Añadimos los encurtidos bien picaditos y mezclamos bien. Vertemos la vinagreta por encima de los calabacines y los tomates y dejamos reposar un par de horitas en la nevera.