Bruschetta

bruschetta

La receta de hoy es una de esas típicas recetas que me da reparo subir, por lo sencilla que es. Sin embargo, por los comentarios que me dejáis en Instagram o Facebook, me doy cuenta de que estas recetas fáciles y ricas también tienen su encanto y sobre todo, que sirven para dar ideas para la cocina del día a día. Con un par de bruschettas y unos filetitos de tofu por ejemplo, tenemos una cena de lo más completa.

Es importante que para hacer bruschetta utilicéis un pan de estilo rústico, o al menos que tenga una miga consistente. Yo os dejo dos opciones, pero hay mil más. Mis preferidas: champiñones, espárragos trigueros, alcachofas, aceitunas negras+ajo+tomate seco y por supuesto estas dos: de tomate y de berenjena.

No tenéis por qué añadir ningún tipo de picante, pero a mí me encanta, así que dejo la opción de añadirlo.

Ingredientes:

  • 2 rebanadas de pan rústico por persona
  • 1 berenjena
  • 2 tomates
  • 2 dientes de ajo
  • orégano
  • aceite de oliva VE
  • salsa picante de vuestra elección (opcional): mi preferida es la harissa pero en esta ocasión utilicé una salsa picante de habanero.

Preparación:

Bruschetta al pomodoro:

Lavamos y cortamos los tomates en daditos (también podéis utilizar tomates cherry en mitades o cuartos) y los disponemos en un bol. Rallamos o machacamos en el mortero uno de los dientes de ajo y lo añadimos a los tomates. Añadimos un poco de sal, una cucharada de orégano y otra de aceite virgen.
Disponemos esta mezcla sobre el pan y horneamos a 200 grados durante 10 minutos.

Bruschetta con berenjena:

Lavamos y cortamos la berenjena en rodajas. Las hacemos a la plancha con un poquito de aceite de oliva y sal, bien tapadas y a fuego moderado. Queremos que queden tiernecitas y bien hechas. Mientras tanto, frotamos el otro diente de ajo en el pan y cuando las rodajas de berenjena estén listas, las disponemos por encima del pan y espolvoreamos con orégano. Horneamos a 200 grados durante 10 minutos.

Para darle un toque picante, diluimos la salsa picante de nuestra elección en un par de cucharadas de aceite virgen. Emulsionamos bien con una cucharilla y lo vertemos por encima de las bruschettas justo al sacarlas del horno.

Os dejo foto de mi Toffee olisqueando la cena ❤

bruschetta2

Anuncios

Arvejas compuestas

arvejas compuestasNunca había oído hablar de esta receta hasta que me la encontré en uno de mis blogs preferidos, Mercado Calabajío. Se la dedico a mi amiga Cristina, que es la reina absoluta de los guisantes, pero de los buenos, eh, frescos y recién desgranados. Estoy segura de que disfrutaría mucho de este plato. Aprovecho para mandar un beso gordísimo también a su peque y a su marido, que sé que me lee 🙂

Ingredientes:

  • 1 kilo de guisantes frescos con vaina o medio kilo de guisantes congelados.
  • Medio paquete de soja texturizada gruesa (la mía, de El Granero Integral)
  • Pimentón ahumado
  • 5 tomates de pera rallados
  • 1 cebolla morada
  • 2 dientes de ajo
  • laurel y tomillo
  • hierbas provenzales
  • 1 vaso de caldo vegetal
  • Aceite de oliva VE y sal

Preparación:

Hidratamos la soja texturizada con agua caliente. Cuando esté bien blandita, la escurrimos bien y la adobamos con el pimentón ahumado. Como siempre con los adobos, cuanto más tiempo, mejor.
Se desgranan los guisantes si son frescos y se reservan. Se sofríe a fuego medio la cebolla cortada en daditos, el laurel y los ajos (yo los rallo con el microplane, pero también se pueden majar en el mortero o cortar en daditos muy pequeños). Cuando la cebolla esté blandita, añadimos los tomates rallados, las hierbas provenzales, el tomillo y la sal.
Bajamos el fuego y dejamos que el tomate se haga leeeeentamente, que quede una salsita bien concentrada y espesa. Cuando esté, añadimos los guisantes, la soja y el vaso de caldo. Cocinamos a fuego medio hasta que la mayor parte del caldo se haya evaporado y los guisantes estén tiernecitos.