Pastelitos “Bony”

Cuando era pequeña adoraba los pastelitos Bony. También me gustaban los de la Pantera Rosa, pero mis súper preferidos eran estos, con su corazoncito de nata y su capa de mermelada. De repente un día me acordé de ellos y decidí veganizarlos. Son muy fáciles de hacer. Lo único que hay que vigilar es que la capa de mermelada esté bien fría para que al verter la capa de chocolate fundido la mermelada no se derrita ni se desplace.

Ingredientes para el bizcocho:

  • 320 gr de harina
  • 200 gr de azúcar
  • 300 ml de leche vegetal
  • 150 ml de aceite de oliva
  • 1 y 1/2 cucharadita de bicarbonato

Preparación:

Precalentar el horno a 180º C.
En un bol mezclamos todos los ingredientes secos y en otro todos los líquidos y batimos bien. Añadimos los líquidos poco a poco en la mezcla de la harina y batimos con movimientos envolventes.Vertemos la mezcla en un molde rectangular o cuadrado y horneamos durante 40 minutos. Desmoldamos una vez esté completamente frío.
Con un cuchillo de hoja larga y dentada, lo abrimos en dos mitades.
Ingredientes para el relleno y la cobertura:
  • Mermelada de fresa
  • Nata vegetal para montar (la mía, Ambiante, de Puratos)
  • 200 gramos de chocolate negro
  • 100 gramos de leche vegetal

Preparación:

Montamos la nata conforme a las instrucciones del envase y la disponemos sobre la mitad inferior del bizcocho. Cubrimos con la otra mitad y untamos la parte superior con una generosa cantidad de mermelada. Cortamos el pastel en porciones y las reservamos en el congelador mientras preparamos el chocolate de la cobertura.

Calentamos la leche en un cazo y cuando esté a punto de hervir, la retiramos del fuego y le agregamos el chocolate troceado. Esperamos unos instantes y removemos con mucha suavidad hasta conseguir un chocolate fundido suave y sin grumos. Lo dejamos atemperar, sacamos los pastelitos del congelador y los cubrimos con el chocolate fundido. Lo mejor es utilizar una rejilla con un recipiente debajo para que el sobrante vaya cayendo y podamos reutilizar el chocolate.

Os dejo una foto del corte para que veáis cómo quedan por dentro:

IMG_0111_8385

 

Tarta sacher

sacher vegana

Esta es la primera tarta que aprendí a hacer en mi vida, incluso antes que el típico bizcocho de yogur que hace todo el mundo. Como la hice tantas veces terminé aborreciéndola pero ahora la he recuperado en versión vegana y creedme si os digo que en el último mes habré hecho como 10, riquísimas.
He variado el glaseado que solía hacer y he disuelto el chocolate en leche de coco, que me encanta. También he cambiado la almendra molida por avellana molida en alguna ocasión y queda deliciosa. Os dejo con la receta:

Ingredientes:
Para la tarta:

  • 300 gr de harina
  • 50 gramos de almendra molida
  • 200 gr de azúcar
  • 300 ml de leche vegetal
  • 120 gramos de margarina no hidrogenada o 150 ml de aceite de girasol
  • 4 cucharadas de cacao puro
  • 1 y 1/2 cucharadita de bicarbonato
  • Mermelada de albaricoque
  • gotas de chocolate negro para decorar

Para la cobertura:

  • 300 gramos de chocolate negro
  • 300 gramos de leche de coco

Preparación:

Precalentar el horno a 180º C.
En un bol mezclamos todos los ingredientes secos y en otro todos los líquidos y batimos bien. Añadimos los líquidos poco a poco en la mezcla de la harina y batimos con movimientos envolventes.Vertemos la mezcla en el molde y horneamos durante 40 minutos. Desmoldamos una vez esté completamente frío.
Con un cuchillo de hoja larga y dentada, lo abrimos en dos mitades. La que corresponde a la base, la utilizamos para la parte de arriba de nuestra tarta porque estará más plana y lisita.
Untamos generosamente de la mitad de abajo con mermelada de albaricoque y tapamos con la otra mitad.
Para la cobertura, calentamos la leche de coco hasta que esté bien caliente y agregamos el chocolate troceado. Retiramos del fuego y mezclamos suavemente hasta que todo el chocolate se haya fundido. Cubrimos la tarta con la cobertura cuidando que quede uniforme y lisita. Metemos a la nevera y cuando esté fría la cobertura pero no se haya solidificado pegamos las gotas de chocolate en los lados ayudándonos con papel de horno. Terminar de enfriar en la nevera y servir fresquita.