Bruschetta

bruschetta

La receta de hoy es una de esas típicas recetas que me da reparo subir, por lo sencilla que es. Sin embargo, por los comentarios que me dejáis en Instagram o Facebook, me doy cuenta de que estas recetas fáciles y ricas también tienen su encanto y sobre todo, que sirven para dar ideas para la cocina del día a día. Con un par de bruschettas y unos filetitos de tofu por ejemplo, tenemos una cena de lo más completa.

Es importante que para hacer bruschetta utilicéis un pan de estilo rústico, o al menos que tenga una miga consistente. Yo os dejo dos opciones, pero hay mil más. Mis preferidas: champiñones, espárragos trigueros, alcachofas, aceitunas negras+ajo+tomate seco y por supuesto estas dos: de tomate y de berenjena.

No tenéis por qué añadir ningún tipo de picante, pero a mí me encanta, así que dejo la opción de añadirlo.

Ingredientes:

  • 2 rebanadas de pan rústico por persona
  • 1 berenjena
  • 2 tomates
  • 2 dientes de ajo
  • orégano
  • aceite de oliva VE
  • salsa picante de vuestra elección (opcional): mi preferida es la harissa pero en esta ocasión utilicé una salsa picante de habanero.

Preparación:

Bruschetta al pomodoro:

Lavamos y cortamos los tomates en daditos (también podéis utilizar tomates cherry en mitades o cuartos) y los disponemos en un bol. Rallamos o machacamos en el mortero uno de los dientes de ajo y lo añadimos a los tomates. Añadimos un poco de sal, una cucharada de orégano y otra de aceite virgen.
Disponemos esta mezcla sobre el pan y horneamos a 200 grados durante 10 minutos.

Bruschetta con berenjena:

Lavamos y cortamos la berenjena en rodajas. Las hacemos a la plancha con un poquito de aceite de oliva y sal, bien tapadas y a fuego moderado. Queremos que queden tiernecitas y bien hechas. Mientras tanto, frotamos el otro diente de ajo en el pan y cuando las rodajas de berenjena estén listas, las disponemos por encima del pan y espolvoreamos con orégano. Horneamos a 200 grados durante 10 minutos.

Para darle un toque picante, diluimos la salsa picante de nuestra elección en un par de cucharadas de aceite virgen. Emulsionamos bien con una cucharilla y lo vertemos por encima de las bruschettas justo al sacarlas del horno.

Os dejo foto de mi Toffee olisqueando la cena ❤

bruschetta2

Anuncios

Berenjenas con chimichurri

berenjenas chimichurri

Ya sabemos (o deberíamos saber) que la mayor parte de nuestras ingestas (al menos en comida y cena) debería estar compuestas por verduras y hortalizas. Como os dije en mi anterior entrada, ahora como en el trabajo y como mi estrategia para cumplir con este punto siempre ha sido además de incluir verdura en cantidad en el plato principal, tomar una guarnición o primer plato a base de verdura, estoy buscando alternativas que se salgan de la típica ensalada y que sean fáciles de transportar.

La receta que os traigo hoy cumple con ambas premisas. Se trata de unas berenjenas asadas marinadas en un delicioso chimichurri. Según la Wikipedia, el chimichurri es una “salsa de consistencia líquida, muy condimentada y cuyos ingredientes fundamentales son perejil, orégano, ajo, vinagre, ají molido y un poco de sal. Este es un aderezo típico en Argentina, Paraguay y Uruguay, y se cree que se originó en estos países”.

A este chimichurri lo llamo “chimichurri de Leo” en honor al amigo que me descubrió esta receta por la cual le estaré eternamente agradecida. Además de para marinar verduras (con coliflor queda ideal), lo utilizo para acompañar a los choriveganos e incluso para la pizza, con la cual considero que combina perfectamente. También es ideal para patatas asadas o hervidas.

Ingredientes:

  • 4 o 5 berenjenas
  • 2 dientes de ajo picados
  • Un puñado de perejil fresco picado
  • 2 cucharadas soperas de orégano
  • 2 cucharadas soperas de pimentón (dulce o picante o mezcla de los dos)
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 vaso de aceite de oliva virgen extra
  • 1 chorro generoso de vinagre

Preparación:

Se lavan las berenjenas y se introducen en el horno a 200 grados. No hace falta pincharlas con un tenedor ni nada.

Para el chimichurri mezclamos todos los ingredientes en un cacito y lo llevamos a ebullición. Nada más hervir, se aparta del fuego y se conserva en un frasco de cristal bien tapado que guardaremos en la nevera. Es necesario dejar reposar al menos un par de días el chimichurri para disfrutarlo en todo su esplendor, pero sinceramente, yo no soy capaz de esperar tanto.

Una vez tengamos nuestras berenjenas bien frías y nuestro chimichurri reposadito, las pelamos y las troceamos a tiras. Las bañamos en el chimichurri y dejamos reposar. Se pueden comer frías o (mucho mejor) del tiempo.

Alboronía

alboronía

Tenía muchas berenjenas y mucha calabaza en la nevera (junto con la alcachofa, son para mí la santísima trinidad en cuanto a verduras y hortalizas), pero pocas ideas; más bien: tenía ideas repetitivas. ¿Qué se hace en estos casos? acudir a San Google y teclear el precioso nombre de un plato que conocí hace tiempo pero que nunca me había animado a preparar: alboronía.
Supuestamente es un plato de origen andalusí que puede considerarse como el origen de todos los pistos, pero entonces ¿por qué todas las recetas que encontré llevaban pimiento y/o tomate? Saqué mi vena purista y pensé en prepararla sin ingredientes postinvasióndescubrimiento de América. Sin embargo, un imponderable me hizo usar semillas de girasol cuando en realidad lo que quería era usar almendras y avellanas picadas, pero que sepáis que mi intención era buena 😉
Además, como no me conviene pasarme con el aceite y ya sabemos que las berenjenas “piden” mucho durante la cocción, lo que hice fue asarlas previamente.

Ingredientes:

  • 4 berenjenas hermosas
  • media calabaza cacahuete
  • una cebolleta grande o dos pequeñas
  • dos puñados de semillas de girasol peladas (las mías crudas)
  • Aceite de oliva y sal.

Preparación:

En primer lugar, lavar muy bien las berenjenas y hornearlas hasta que estén muy blanditas. Cuando se hayan enfriado un poco, quitarles el tallo, abrirlas longitudinalmente y vaciarlas con cuidado, desechando el líquido.
Pelamos y troceamos la calabaza en cuadritos y la cebolleta en juliana fina. En una buena cacerola antiadherente, añadimos un chorrito de aceite de oliva y sofreímos la cebolleta a fuego medio hasta que esté blandita. A continuación, agregamos la calabaza, salamos ligeramente, bajamos el fuego y la dejamos cocinar tapada removiendo de vez en cuando.

Cuando la la calabaza esté blandita, es el momento de agregar la berenjena y de subir el fuego a una potencia media. Removemos bien mientras se van integrando los sabores y desaparece todo el líquido.

En una sartén aparte, perfectamente limpia y sin pizca de grasa tostamos las semillas de girasol a fuego alto sin dejar de remover, Necesitaremos apenas unos segundos. Las agregamos a la cacerola, apagamos el fuego y podemos servir inmediatamente, aunque recomiendo mucho degustarla tibia o incluso del tiempo.

Pasta con berenjenas y soja texturizada

_MG_4231_6663.CR2Llevo un mes, justo desde que empezó el cole mi hija mayor, sin actualizar el blog. Si dicen que la vida te cambia al tener un hijo, ni os imagináis lo que la cambia el día que ese hijo empieza a ir al cole. Hasta ahora mi niña no había ido a la guardería y está siendo un gran cambio que estamos intentando afrontar lo mejor posible, y de momento el saldo es positivo. Sin embargo, ahora el reloj parece que corre el doble de rápido y cuando me quiero dar cuenta ya es hora de cenar y de ir a la cama.
Comer sano no es caro, ni es difícil, pero requiere tiempo. Justo eso es lo que ahora me falta más que nunca y por eso o me ciño a un plan o me paso la vida de culo, literalmente.
Como supongo que habrá muchas más personas en la misma situación que yo, se me ha ocurrido explicar un poco cómo me organizo y mostrar las recetas que son básicos en casa.

IMG_20141011_151705Este es el plan de lo que comeremos esta semana. La idea es escoger cada semana una serie de verduras que serán las protagonistas del menú, combinándolas con alimentos ricos en proteínas y con alimentos ricos en hidratos de carbono para comer no sólo sano y rico, sino también variado y, fundamental, todos los miembros de la familia comen exactamente lo mismo.
La receta que os traigo es muy sencilla, pero súper completa, riquísima y acompañada por una deliciosa crema de tomate y zanahoria y coronado por unas rodajas de melón, forman un menú súper saludable.

Ingredientes:

  • 250 gramos de macarrones (me encantan los ecológicos de Alcampo)
  • 2 berenjenas grandes, firmes y tersas (3 si son pequeñas)
  • 1 cebolleta
  • 1 tacita de soja texturizada fina de El Granero Integral
  • 6 tomates rallados
  • aceite de oliva VE, orégano, sal y pimienta
  • levadura de cerveza de El Granero Integral

Preparación:

Pelamos y cortamos la cebolleta en juliana fina. Pelamos las berenjenas con un pelaverduras, pero no totalmente, sino dejando parte de la piel (las berenjenas deberán esar bien limpias). La cortamos en rodajas finas y cada rodaja en 4 o 6 partes. Sofreímos la cebolleta y cuando esté blandita, añadimos las berenjenas, las salpimentamos y las cocinamos con la sartén tapada y a fuego lento hasta que estén blanditas. Esto es algo que lleva bastante tiempo (o bastante aceite), y que yo me ahorro con mi FussionCook y su cubeta súper antiadherente. Pongo el menú verduras 5 minutos y se quedan las berenjenas súper melosas. En una sartén y con paciencia obtendremos el mismo resultado.
Cuando se haya evaporado todo el jugo de las berenjenas, subimos el fuego y añadimos la soja texturizada tal cual, sin remojar, y el orégano. Sofreímos un minutito y agregamos los tomates, y un pelín más de sal. Cocinamos hasta que nos quede una salsita sabrosa y concentrada.
Cocemos los macarrones y mezclamos con la salsa. Terminamos espolvoreando con levadura de cerveza.
Este rico plato de pasta lo hemos acompañado con una crema de tomate y zanahoria, un súper clásico de la cocina de Ardid.

_MG_4226_6658.CR2No puedo terminar el post sin agradecer una vez más a Lucía, del Centro de Nutrición Palma (y por supuesto, del blog Dime qué comes) todo lo que me ha enseñado. Sin ella mi vida y la de mi familia sería ahora muy distinta.

Zaalouk

zaalouk

 

Esta delicia de receta con muy poquitos ingredientes, me la dio Maryam, de El Rinconcito de Maryam, y la primera vez que la hice seguí sus indicaciones, troceando e hirviendo la berenjena. La escurrí muy bien y el plato estaba riquísimo, pero pensé que ganaría mucho con la berenjena asada entera y troceándola después, y sinceramente, creo que no me equivocaba. Os traigo mi versión de un clásico de la cocina árabe. Os advierto de que es una ensalada, aunque no sea cruda, y se sirve tibia o a temperatura ambiente.

Ingredientes:

  • 3 berenjenas.
  • 6 tomates bien maduros
  • 2 dientes de ajo
  • una cucharada de comino
  • cilantro o perejil picados
  • sal y aceite de oliva VE

Preparación:

Asar las berenjenas enteras y sin pelar. Yo usé mi FussionCook, menú horno verduras. Cuando estén blanditas las tapamos y las dejamos sudar para que luego sea muy fácil pelarlas.
En una sartén amplia, sofreímos los dientes de ajo picados en un poquito de aceite de oliva. Pelamos y troceamos los tomates y los añadimos a la sartén. Cocinamos a fuego medio hasta que los tomates estén bien cocinados y se haya evaporado todo el jugo. Añadimos el comino, removemos y apagamos el fuego.
Pelamos las berenjenas y troceamos la pulpa. La vertemos en una fuente de servir y le añadimos los tomates, espolvoreamos con perejil, removemos con cuidado, rectificamos de sal y dejamos enfriar. Os recuerdo que se sirve tibia o del tiempo ¡a disfrutar!

Espinacas y berenjenas con garbanzos

20140321_6491Hoy os traigo una adaptación de una receta india del blog Asopaipas.
Es una combinación deliciosa de dos de mis verduras preferidas, súper sabrosa y muy ligera si hacéis como yo y estofáis las berenjenas en lugar de freírlas.

Ingredientes:

  • 400 gramos de garbanzos cocidos
  • 500 gramos de espinacas en hojas
  • 500 gramos de tomates troceados, pelados y bien escurridos
  • 2 berenjenas
  • 1 cucharadita de comino molido
  • 1 cucharadita de curry en polvo (yo uso uno riquísimo y muy picante que encuentro en iceland)
  • Sal, pimienta negra recién molida y aceite de oliva V. E.

Preparación:

En primer lugar, cocinamos las espinacas (yo en mi FussionCook, sin añadir nada de agua, en el menú verduras), las escurrimos muy bien y las reservamos.
En una cacerola o sartén antiadherente, ponemos una cucharada de aceite de oliva y cocinamos las berenjenas peladas y cortadas en cuadraditos, a fuego muy lento y bien tapadas. Cuando esté blanda, pero no deshecha, añadimos las especias y los tomates pelados y escurridos. Salpimentamos y subimos un poquito el fuego.
Cuando el líquido de cocción se haya consumido es el momento de añadir los garbanzos (si son de bote, muy bien lavados y escurridos) y las espinacas que habíamos reservado.
Cocinamos un par de minutos y servimos bien caliente.

Macarrones cremosos con berenjena y champiñones

macarrones crmeosos

Este es uno de esos platos que surgen por casualidad, pero que visto el éxito de público (a nosotros nos encantó y mi pitufa de dos añitos pidió repetir y todo) pues me he decidido a publicarlo en el blog. Me había sobrado mutabal o baba ganoush, como lo queráis llamar, e improvisé con nata vegetal y unos champis el platito de pasta que os traigo. El resultado, riquísimo y muy cremoso. Una delicia.

Ingredientes:

  • 250 gramos de macarrones
  • un brick de nata vegetal (soja, avena…)
  • una bandejita de champiñones laminados
  • una taza de mutabal o baba ganoush (hecho con dos berenjenas asadas, un diente de ajo, una cucharada generosa de tahini, aceite de oliva y un chorrito de limón, todo pasado por la batidora)
  • Aceite de oliva VE y sal

Preparación:

Mientras hervimos la pasta (estos macarrones son riquísimos, son ecológicos de Alcampo, que están fenomenal de precio), comenzamos por saltear los champiñones en un chorrito de aceite de oliva, a fuego fuerte. Cuando estén doraditos y el jugo se haya evaporado, añadimos el mutabal o baba ganoush bajando el fuego, removemos y acto seguido añadimos la nata vegetal. Rectificamos de sal y dejamos reducir a fuego bajo apenas un minutito o dos.
Escurrimos la pasta y mezclamos rápidamente con la salsa. Servimos bien calentito y a comer 🙂

Cestitos crujientes de morcilla de verano

IMG_5001-001

Esta especie de “morcilla” vegetal con la que van rellenos los cestitos es un plato típico de la región de Murcia, que emplea una mezcla de berenjena y cebolla como base y que es realmente deliciosa. Tengo entre mis tareas pendientes descubrir más platos típicos de Murcia: con lo famosa que es su huerta, seguro que su gastronomía esconde más sorpresas como esta.

Ingredientes:

  • Un paquete de obleas para empanadillas sin grasas animales. Yo las encuentro en Alcampo y creo recordar que la marca es “Italia” (las de “La Cocinera” llevan manteca de cerdo).
  • Dos berenjenas bien firmes
  • Dos cebollas
  • Un puñado generoso de piñones
  • Un puñado generoso de orégano
  • Un clavo de olor
  • Una cucharadita de comino
  • Aceite de oliva Virgen Extra

Preparación:

La berenjena se lava muy bien y se trocea pequeñita. En este punto se supone que todo el mundo dice que para que la berenjena no chupe demasiado aceite hay que hacer tal o cual cosa (tipo salarlas y escurrirlas, o remojarlas en no sé qué), pero yo llevo mucho tiempo friendo berenjenas y nunca me quedan aceitosas y no hago nada especial más que freírlas como dios manda…bueno, que me enrollo: ahora hay que freír las berenjenas en abundante aceite caliente y ponerlas a escurrir conforme salen de la sartén para que eliminen el exceso de aceite.
En otra sartén, ponemos a pochar la cebolla cortada en cuadritos o en juliana fina, a fuego lento hasta que esté blandita. Entonces se mezcla con la berenjena, los piñones y las especias y se cocina 5 minutitos más a fuego lento. Se deja enfriar.
Forramos moldes de magdalenas con las obleas y rellenamos con la “morcilla”. Metemos al horno a 200 grados hasta que los cestitos estén dorados y crujientes. Servimos calentitos.

Caponata

 

caponata

Creo que tengo nuevo plato favorito: se trata de la versión de Jamie Oliver vía Mercado Calabajío de un plato de origen siciliano llamado Caponata. He añadido un par de ligeras modificaciones para adaptarla a mi gusto.

Ingredientes:

  • 3 berenjenas
  • 4 tomates
  • 1 cebolla
  • 2 ajos
  • aceitunas
  • 2 cucharadas de alcaparras
  • 1 cucharadita de harissa
  • perejil
  • albahaca
  • un puñado de almendras fileteadas
  • un chorrito de vinagre
  • aceite de oliva VE
  • sal

Elaboración:

Lavar y trocear las berenjenas sin pelarlas.
Rehogarlas a fuego vivo con apenas unas gotitas de aceite hasta que esté bien doraditas y reservarlas.
Cortar la cebolla en juliana fina y rehogarla en con un chorrito de aceite de oliva. Cuando esté blandita, añadimos las aceitunas y las alcaparras.
Una vez todo rehogado, echamos los tomates lavados y troceados y las hierbas aromáticas.
Cuando esté, incorporamos las berenjenas reservadas y damos un hervor a todo junto.
Aparte, rehogamos las almendras fileteadas en un chorrito de aceite. Añadimos los 2 dientes de ajo. Retiramos del fuego y añadimos un chorro de vinagre, la harissa y la sal. Vertemos este sofrito por ecima de nuestra caponata y servimos.

Empanadillas de berenjenas (sin masa)

Esta receta es una adaptación de Belenciaga, una forera que solía participar mucho en un foro de cocina al que pertenezco desde hace muchos años y cuyas recetas me encantaban cuando era omnívora. Ahora he descubierto que tiene un blog y estoy veganizando alguna de sus recetas. Aquí tenéis la original: http://belenciaga.over-blog.es/artic…-67245897.html

Ingredientes:

  • 1 berenjena gorda
  • 1 taza de soja texturizada
  • Salsa de soja para hidratar la soja texturizada
  • 1 pimiento rojo
  • 1 pimiento verde
  • 1 calabacín
  • 2 tomates gordos
  • 1 cebolla
  • 1 tazón de bechamel vegana
  • almendra molida
  • no-egg o harina Yolanda (o cualquier otro sustituto del huevo)

Elaboración:

Cortar las berenjenas en rodajas finas y pasarlas por la plancha. Reservar.
Ahora preparamos el relleno.
Hacemos un sofrito con las verduras: primero la cebolla, luego los dos pimientos, después el calabacín y por último el tomate (bien troceado).
Mientras tanto, hidratar la soja texturizada. Escurrirla y pasarla por la sartén con un chorrito de aceite de oliva. Añadirla al sofrito.
Hacer una bechamel espesa (yo la hago con aceite de oliva, harina y leche de soja). Unir el sofrito la bechamel y dejar enfriar tapado con papel film para que no haga costra.
Cuando esté el relleno frío, rellenamos las rodajas de berenjena como si fueran obleas de empanadillas. Enharinamos, pasamos por el no-egg o la harina Yolanda mezclada con agua y finalmente, rebozamos con almendra molida.
Freímos en aceite bien caliente y escurrimos el exceso de grasa sobre papel de cocina.