Galletas de avena y mantequilla de cacahuete

_MG_0005_8277

Por fin consigo unas galletas de avena crujientes además de deliciosas. Además son facilísimas de preparar. No hay pereza que valga. Si tenéis niños, son perfectas para tenerlos entretenidos y además les suele hacer mucha ilusión comer sus propias galletas. Si las hacéis tened en cuenta que debéis retirarlas del horno en cuanto los bordes estén dorados, aunque el centro esté un poco blando. Si las horneáis hasta que estén duras, obtendréis como resultado unas galletas capaces de romperos todos los dientes. Como son densas, también es conveniente que las hagáis finitas. Con las cantidades que os pongo salen unas 9 galletas medianas. No crecen durante la cocción así que podéis doblar cantidades y ponerlas juntitas en la bandeja del horno y  hacer un montón de galletas de una sola vez.

Como apunte “nutricional” sólo quiero apuntar que este tipo de preparaciones (al igual que el bizcochito que os traje la semana pasada) deberían ser sólo de consumo ocasional (ocasional quiere decir una vez cada 20 días o menos), aunque se trate de repostería casera. Para ilustrar esto que os comento, aunque sea un poco tirar piedras contra mi propio tejado, os dejo este post de Lucía de Dime qué comes: Dejad de flipar con la repostería casera. En mi defensa diré que estas galletas llevan poca azúcar, que la harina es integral, así como los copos de avena y que los cacahuetes y el aceite de oliva son alimentos súper saludables, pero hay que tener moderación al consumir este tipo de preparaciones.

Ingredientes:

  • 4 cucharadas colmadas de harina de trigo integral
  • 4 cucharadas colmadas de copos de avena
  • 3 cucharadas de leche vegetal
  • 2 cucharadas de mantequilla de cacahuete (casera o comprada, si es sin porquerías, mucho mejor)
  • 1 cucharada colmada de panela o azúcar (si sois muy golosos podéis poner 2, pero con 1 están dulces y ricas)
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • 1/4 de cucharada de bicarbonato

Preparación:

Precalentar el horno a 180 grados. Cubrir la bandeja del horno con papel de horno. Mezclar todos los ingredientes y amasarlos a mano hasta que estén bien integrados. Dejar reposar un par de minutos. Ayudándonos con un poco de aceite de oliva damos forma a las galletas: primero formamos una bolita y luego la aplastamos entre nuestras manos. Supongo que se puede utilizar un cortapastas, pero a mí me gusta que las galletas tengan un aspecto rústico. Horneamos a 180 grados hasta que veamos que los bordes estén doraditos. Las dejamos enfriar sobre una rejilla y cuando estén completamente frías las podemos conservar en un bote hermético.

Anuncios

Albóndigas con salsa de almendras

20140228_0126Contrariamente a lo que pueda parecer esta es una receta muy ligera. ¿Y qué hago yo cocinando recetas muy ligeras? Pues resulta que una ya tiene una edad, y kilos de más desde el Pleistoceno medio, y dos niñas que me hacen querer sentirme mejor y más activa, así que ni me lo pensé cuando supe que mi querida Lucía, que lleva el fantástico blog Dime qué comes, y que forma parte del grupo de nutrición de la Unión Vegetariana Española había abierto junto con su socia Naira Fernández, del blog Una pizca de vida, el Centro de Nutrición Palma que afortunadamente ofrece un servicio online para la gente que como yo no puede acudir presencialmente a la consulta.

Después de una completísima primera consulta, Lucía preparó para mí un fantástico dossier con unas pautas dietéticas saludables especialmente diseñadas para mí: una persona vegana, que lleva casi tres años amamantando a sus peques y que quiere ponerse en forma de una vez y para siempre pero sin dejar de cocinar cosas ricas para toda la familia. Llevo poco tiempo aún, pero quiero empezar a compartir en el blog algunas de las recetas que utilizo para preparar mis menús.

Ingredientes (hemos comido 4 personas):
Para las albóndigas:

  • Un bloque de tofu firme
  • Un vaso de copos de avena integral
  • Dos cucharadas soperas de pan rallado con ajo y perejil
  • Un chorrito de salsa de soja
  • Un chorrito de agua fría

Para la salsa:

  • Tres rebanadas de pan tostado
  • Una cebolleta en juliana
  • Tres dientes de ajo laminados
  • Un puñado de almendras
  • Dos vasos de caldo vegetal
  • Aceite de oliva VE y sal

Preparación:

En primer lugar, desmenuzamos el tofu y lo mezclamos con los copos de avena, el pan rallado, el agua y la salsa de soja. Dejamos reposar por lo menos media hora.
Mientras, preparamos la salsa: en una sartén antiadherente tostamos el pan y lo ponemos en el vaso de una batidora. Añadimos una cucharadita de aceite por persona y sofreímos los ajos laminados. Los ponemos en el vaso de la batidora. A continuación, sofreímos la cebolleta y la ponemos con el puñado de almendras también en el vaso de la batidora. Añadimos un poquito de agua para ayudarnos y batimos bien.
La pasta resultante la pasamos a una cacerola y añadimos el caldo. Cocinamos a fuego lento hasta obtener una textura cremosa.
Damos forma a las albóndigas con las manos húmedas y las hacemos al horno (a temperatura bien alta, para que no se deshagan) o mejor aún en una sartén antiadherente con una pizca de aceite y bien tapadas. De las dos maneras quedan muy bien sin necesidad de freírlas.
Finalmente unimos las albóndigas y la salsa y cocinamos apenas un instante, para que las albóndigas no se ablanden y pierdan la forma.