Gofres o tortitas

tortitas

Hoy os voy a contar un poco mi vida, jiji. Para la fiesta de cumpleaños de mi hija mayor, que cumplió 4 años el sábado pasado, tenía unas ganas locas de hacer gofres. Aprovechando que desde Provamel tuvieron el detallazo de enviarme una caja con varios de sus productos para que los probase, y que incluía una bebida de arroz y almendra exquisita (bien fresquita es de las más ricas que he probado nunca), me decidí a hacerlos adaptando la estupenda receta de Art of Dessert.

Todo iba fenomenal hasta que la gofrera decidió suicidarse 10 minutos antes de dar comienzo a la fiesta. Los poquitos gofres que me dio tiempo a hacer estaban realmente deliciosos y con la masa que me sobró hice las tortitas que veis arriba y que están casi más buenas que en forma de gofre, que ya es decir. Es una masa con una textura estupenda, ni dulce ni sosa, riquísima y que os animo a probar. Es fácil de hacer y se conserva en la nevera hasta 5 días sin ningún problema.

Ingredientes:

  • 3 tazas de harina
  • 2 cucharadas de levadura química (impulsor, polvos de hornear)
  • Media cucharadita de sal
  • 3 tazas de bebida de arroz y almendra de Provamel (si usas otro tipo de leche vegetal que no sepa dulce, añade 1 cucharada de azúcar a los ingredientes)
  • 1/3 de taza de zumo de naranja
  • 1/3 de taza de aceite de girasol o semillas
  • margarina para untar la gofrera o sartén

Preparación:

Tan fácil como batir bien todos los ingredientes juntos. Untamos la superficie de la gofrera con margarina con la ayuda de un pincel o de papel de cocina y vertemos un cucharón de masa en cada cavidad de la gofrera. La cerramos y los cocinamos hasta que estén bien doraditos. Recordad que la gofrera debe estar muy caliente para que los gofres se despeguen bien y salgan uniformemente cocinados.
Si los hacéis en forma de tortitas, lo mismo: sartén bien caliente y uniformemente engrasada. Recordad que la tradición dice que la primera tortita siempre sale fea y hay que desecharla, jiji.
Os dejo foto de los gofres como homenaje póstumo a mi amada gofrera 😉

gofres

Anuncios

Focaccia con cherries y aceitunas al aroma de tomillo

_MG_4267_6701

Hacía ya tiempo que tenía ganas de preparar una focaccia, y este fin de semana me llegó el momento ya que íbamos a celebrar el primer cumple de mi Violeta en la playa y necesitaba cosas que fuesen fáciles de transportar y comer con la mano.
Es una receta laboriosa pero nada complicada. Queda como una especie de híbrido entre pan y pizza, muy esponjosa por dentro, pero crujiente por fuera.

Ingredientes:

  • un sobre de levadura de panadería
  • una cucharadita de azúcar
  • 300 ml de agua templada
  • 500 gramos de harina
  • 125 ml de aceite + un chorrito extra para los tomatitos
  • una cucharada de sal
  • un puñado de tomillo fresco
  • dos tazas de tomates cherry
  • una taza de aceitunas negras

Preparación:

En un cazo, ponemos el aceite con el tomillo y lo calentamos. Luego, lo dejamos enfriar completamente.
En un bol amplio ponemos la levadura con el azúcar y el agua templada. Mezclamos bien y dejamos reposar 10 o 15 minutos. Pasado ese tiempo, añadimos la harina, el aceite aromatizado con el tomillo y la sal y amasamos bien. Tapamos la masa con film y dejamos reposar 2 horas.
Mientras, podemos hornear los cherries en una bandeja apta para el horno con un chorrito de aceite o hacer como yo, y optar por la vía rápida: poner los tomatitos y el aceite en un recipiente apto para microondas, bien tapados y programar 2 minutos a máxima potencia. Destapar, remover y programar otros 2 minutos a máxima potencia. Ya los tenemos listos.
Estiramos la masa en una bandeja cubierta de papel de hornear, la volvemos a tapar con film y la dejamos reposar 30 minutos. Finalmente, destapamos, hacemos hoyitos por toda la masa con la punta de los dedos y en cada hoyito ponemos o un tomatito o una aceituna negra. Tendremos el horno precalentado a 220 grados y horneamos 20 minutos.
Os dejo una foto de propina con mi Saskia de fondo 🙂

_MG_4265_6699

Bagels

bagels

Qué os voy a contar de los bagels: para mí es el tipo de pan más rico que hay. Son muy fáciles de hacer, aunque haya que hervir y luego hornear.

Ingredientes:

  • 250 ml. de agua tibia
  • un sobre de levadura de panadería
  • una cucharadita de sal
  • 500 gramos de harina de trigo
  • sésamo crudo (opcional)
  • aceite de oliva virgen extra

Elaboración:

En la encimera bien limpita y enharinada se mezclan todos los ingredientes y se amasa concienzudamente hasta obtener una masa elástica y fácil de manejar.
Con las manos bien mojadas en aceite, cogemos la masa, la vertemos en un bol amplio y se deja reposar tapada unos 40 minutos. Es importante que la masa quede bien pringadita de aceite.
Luego formamos los bagels, con su agujerito en el centro y los volvemos a dejar reposar unos 20 minutos.
Ponemos agua con sal a hervir en una olla y vamos cociendo los bagles unos 4 minutos dándoles la vuelta. Quedan muy hinchaditos.
Luego se escurren, se espolvorean con sésamo y se meten al horno precalentado a 200 grados hasta que queden tostaditos.