Choriveganos a la sidra

choriveganosComo el 90% de los veganos de habla hispana, soy una incondicional de los choriveganos de La Dimensión Vegana. Son fáciles de hacer y riquísimos, de modo que los habo habitualmente, casi siempre con el riquísimo “chimichurri de Leo” (algún día le pediré permiso para subir la receta porque es una delicia).
Sin embargo, el otro día me topé con unos chorizos vegetales a la sidra en el blog de GastroCenicienta, y aunque ella usa otra receta, quise hacer una mezcla y prepararlos con esa deliciosa salsita pero siguiendo la receta de La Dimensión Vegana. Como se puede intuir por la foto, un éxito total.

Ingredientes para los choriveganos:

  • 500 gramos de gluten (yo de El Granero Integral)
  • 3 cucharadas de pimentón de La Vera
  • 2 cucharadas de cayena molida
  • 1 cucharada de ajo en polvo
  • media taza de arroz hervido
  • media taza de pan rallado
  • 1 cucharada de sal
  • 600 ml de agua
  • 60 ml de salsa de soja
  • 2 cucharadas de aceite de oliva (opcional)

Preparación:

Mezclar los ingrediente secos por un lado y los líquidos por otro. Unirlo todo amasando bien y formar los choris. Se envuelven en film asegurándonos de que los extremos queden bien cerrados y se hierven unos 20 minutos.

Para hacer unos choriveganos a la sidra, troceamos los chorizos y los salteamos en una sartén amplia con un buen chorro de aceite. Se añade un buen vaso de sidra natural y cocinamos hasta que el alcohol se haya evaporado. En el último momento añadimos una cucharada de pimentón de La Vera y servimos calentito.

Importante: si queremos opción sin gluten, tenemos esta fantástica receta de Just Vegetal: Chorizéticos de almendra, soja y avena.

Anuncios

Hojaldritos rellenos de sobrasada vegetal

hojaldritos

Esta receta es muuuuy fácil y  muy rica. La receta de la sobrasada es una adaptación de la sobrasada crudivegana de Antonio Ortega.

Ingredientes:

  • Dos láminas de hojaldre refrigerado o congelado sin ingredientes de origen animal (ojo si vamos a Mercadona, que el refrigerado no es 100% vegetal y el congelado sí). El hojaldre de Lidl es riquísimo y muy baratito. También nos sirve la masa quebrada.
  • Una bolsita de tomates secos
  • 50 gramos de avellanas
  • un chorrito de aceite de oliva VE
  • 2 cucharaditas de pimentón de La Vera (ahumado)
  • 1/2 cucharadita de comino
  • 1/4 de cucharadita de pimienta negra
  • 1 cucharadita de ajo deshidratado o fresco
  • 3 gramos de sal
  • 1 cucharadita de panela

Elaboración:

En primer lugar, hidratamos los tomates. Yo los pongo en un bol con agua caliente, los tapo con un plato y los meto al microondas 1 minuto, y dejo reposar media hora.
Una vez hidratados, trituramos todos los ingredientes y refrigeramos.
Extendemos una de las láminas de hojaldre sobre un papel de hornear que habremos puesto encima de una bandeja de horno y ponemos pegotitos o bolitas de “sobrasada” del tamaño de una canica grande, separados entre sí unos cuantos centímetros. A mí en cada lámina de hojaldre me cupieron 16 bolitas. Depende del tamaño de la lámina y del cortapastas que uséis. Tapamos con la otra lámina de hojaldre y cortamos con un cortapastas redondo teniendo cuidado de que la bolita quede en el centro. Nos fijamos en que los bordes queden bien sellados y pinchamos la superficie con un tenedor para que el hojaldre no suba y se abombe. Horneamos a 210 grados durante 15-20 minutos.

Tostas de espárragos con salsa romesco

tostas

Estas tostas fueron un súper éxito en Nochebuena, y también quedan riquísimas si utilizamos alcachofas en lugar de espárragos.

Ingredientes:

  • Pan consistente en rebanadas para las tostas
  • Tres manojos de espárragos hermosos
  • 4 dientes de ajo
  • 2 o 3 pimientos choriceros
  • Unas ramitas de perejil
  • 2 rebanadas de pan pequeñas
  • 1 tomate maduro
  • 50 gramos de almendras tostadas y peladas
  • Vinagre, sal, aceite de oliva VE
  • Pimentón picante o guindilla (opcional)

Preparación:

Lo primero de todo es hidratar los pimientos en agua, preferiblemente 24 horas. Si no tenemos tanto tiempo, pues lo que podamos, en agua caliente para acelerar el proceso.
Eliminamos los tallos duros de los espárragos.
En una cazuela amplia ponemos agua con sal. Tiene que haber una cantidad de agua que permita que cubra a los espárragos hasta la mitad estando de pie.
Si los manojos vienen ya atados, fenomenal, si no, los atamos con una cuerda o una goma, y los colocamos en la olla de pie, sin que el agua toque la goma. Los cocemos diez minutos.
Pasado ese tiempo, cortamos la goma y los dejamos cocer normalmente otros 10 minutos. Esto lo hacemos así porque obviamente las yemas de los espárragos son mucho más tiernas que el resto, y así conseguimos que queden uniformemente cocidos.
Cuando estén, los escurrimos y reservamos.
Para la salsa, freímos 3 ajos enteros pelados con bastante aceite a fuego lento. Reservamos cuando estén dorados. En el mismo aceite, freímos la carne de los pimientos choriceros y reservamos. En el mismo aceite freímos el perejil y reservamos. Freímos el pan y reservamos y por último, el tomate rallado, todo en el mismo aceite.
Ponemos todos los ingredientes fritos en el vaso de la batidora junto con las almendras, el otro ajo pelado, un chorrito de vinagre, sal y aceite (y el pimentón o guindilla, si queremos) y hacemos como si fuera una mayonesa, agregando más aceite de vez en cuando.
Si vemos que la salsa queda muy espesa (lo cual es muy probable) podemos añadir un poquito de agua para aligerarla.
Cuando vayamos a servir, freímos muy brevemente y a fuego muy vivo las rebanadas de pan para las tostas por las dos caras hasta que estén doraditas. Esto lo hago así porque el pan aguanta crujiente mucho más tiempo que si usamos pan tostado, que se ablandaría enseguida con la humedad de los espárragos y la salsa, y no nos quedaría nada crujiente. Ponemos 3 espárragos encima de cada tosta y cubrimos con un par de cucharadas de salsa. Espolvoreamos con perejil picado y servimos.

Falafel de Dunia

IMG_8316Pues hoy os traigo una maravilla de receta de mi amiga Dunia, que es una cocinera estupenda y que tiene un arte que no es normal para hacer desde bizcochos con plátanos pochos hasta una coliflor con tahini excepcional.
Con estas cantidades sale una cantidad monstruosa de falafel, pero merece la pena porque lo que sobra se congela y tan ricamente para la próxima.

Ingredientes:

  • Un kilo de garbanzos remojados el día anterior.
  • Un manojo grandote de perejil (necesitamos tanto los tallos como las hojas)
  • Una cebolla
  • 4 dientes de ajo
  • 2 cucharaditas de comino
  • 1 pizca de cayena molida
  • 2 cucharadas sopeas de bicarbonato
  • 2 cucharadas soperas de zumo de limón
  • 4 cucharadas soperas de tahini
  • sal

Preparación:

Simplemente hay que triturarlo todo pero con mucho cuidado de hacerlo en tandas porque o tenéis una procesadora de alimentos muy potente o se os puede recalentar y romper.
A continuación le damos forma redondita y freímos en abundante aceite caliente.

Hummus Iles

hummus

Después de hacerme mucho de rogar, aquí os presento la mejor receta de hummus que conozco, la que hace mi amiga Rozita. No me he resistido a colgarla por nada en concreto, sino porque el hummus es la típica cosa que todo el mundo hace y era en plan “bah, otra receta más de hummus”. Pues no. Esta no es otra receta de hummus. Es LA receta de hummus. Además es el plato preferido de mi niña.

Ingredientes:

  • 400 gramos de garbanzos cocidos (naturales o de bote).
  • Un diente de ajo (o dos si os gusta más potente)
  • 2 cucharadas de tahini
  • un chorrito de agua
  • limón
  • comino
  • sal (opcional)
  • pimentón (opcional)
  • aceite de oliva V. E. (opcional)

Preparación:

La clave fundamental para que el hummus sea considerado un genuino hummus Iles consiste en disolver el tahini con agua, removiendo sin parar hasta que se ponga blanco y se haga como una especie de mayonesa. Y la segunda clave para que sea un hummus excepcional consiste en pelar los garbanzos. Un hummus preparado teniendo en cuenta estas dos consideraciones y hecho con garbanzos naturales es una auténtica delicia.Pelar garbanzos es muy fácil: en una fuente honda colocáis los garbanzos y llenáis la fuente de agua hasta arriba, entonces hay que coger los garbanzos con ambas manos y frotarlos los unos con los otros. Las pieles se van desprendiendo y flotan, así que sólo hay que recogerlas con una espumadera. Es mucho más fácil de lo que parece y el resultado merece la pena.
Recapitulando: pelamos los garbanzos, hacemos esa cremita de tahini y lo trituramos junto con el ajo, un buen chorro de zumo de limón y una pizca de comino.
Para servir podemos adornarlo con pimentón y un chorrito de aceite de oliva.
Os animo mucho a probarlo. Además de que está riquísimo sienta muy bien y no da gases porque hemos eliminado las pieles (y el toque de comino también ayuda).

Cestitos crujientes de morcilla de verano

IMG_5001-001

Esta especie de “morcilla” vegetal con la que van rellenos los cestitos es un plato típico de la región de Murcia, que emplea una mezcla de berenjena y cebolla como base y que es realmente deliciosa. Tengo entre mis tareas pendientes descubrir más platos típicos de Murcia: con lo famosa que es su huerta, seguro que su gastronomía esconde más sorpresas como esta.

Ingredientes:

  • Un paquete de obleas para empanadillas sin grasas animales. Yo las encuentro en Alcampo y creo recordar que la marca es “Italia” (las de “La Cocinera” llevan manteca de cerdo).
  • Dos berenjenas bien firmes
  • Dos cebollas
  • Un puñado generoso de piñones
  • Un puñado generoso de orégano
  • Un clavo de olor
  • Una cucharadita de comino
  • Aceite de oliva Virgen Extra

Preparación:

La berenjena se lava muy bien y se trocea pequeñita. En este punto se supone que todo el mundo dice que para que la berenjena no chupe demasiado aceite hay que hacer tal o cual cosa (tipo salarlas y escurrirlas, o remojarlas en no sé qué), pero yo llevo mucho tiempo friendo berenjenas y nunca me quedan aceitosas y no hago nada especial más que freírlas como dios manda…bueno, que me enrollo: ahora hay que freír las berenjenas en abundante aceite caliente y ponerlas a escurrir conforme salen de la sartén para que eliminen el exceso de aceite.
En otra sartén, ponemos a pochar la cebolla cortada en cuadritos o en juliana fina, a fuego lento hasta que esté blandita. Entonces se mezcla con la berenjena, los piñones y las especias y se cocina 5 minutitos más a fuego lento. Se deja enfriar.
Forramos moldes de magdalenas con las obleas y rellenamos con la “morcilla”. Metemos al horno a 200 grados hasta que los cestitos estén dorados y crujientes. Servimos calentitos.

Croquetas

dscn3676am

Pues ahí vamos con todo un clásico, unas ricas croquetitas ¿conocéis a alguien a quien no le gusten las croquetas? ¡yo no! Parecen ser las favoritas de todo el mundo.
La foto es un poco churri, pero bueno, lo que os prometo es que estaban riquísimas. Las que veis ahí arriba son la mitad de champiñones y la mitad de nueces, pero con la receta base pueden hacerse miles de variaciones: de seitán, de setas, de maíz, de tofu, de tomates secos, de aceitunas…

Ingredientes:

  • 6 cucharadas soperas de aceite de oliva (2 para sofreír los champiñones y 4 para la masa)
  • 4 cucharadas soperas de harina bien colmadas
  • pan rallado
  • aceite (el suficiente para freír las croquetas)
  • sustituto del huevo para rebozar (en mi caso, leche de soja cortada con un chorrito de limón)
  • una cebolla gorda cortada en juliana fina
  • 10 o 12 champiñonebien gordos y frescos
  • dos puñados de nueces
  • sal
  • leche vegetal (la que admita la masa) sin endulzar

Preparación:

En primer lugar, picar los champiñones bien pequeñitos con la picadora y sofreírlos en un par de cucharadas de aceite del oliva. Reservar. Picar también las nueces y reservarlas.
En una buena sartén antiadherente, verter 4 cucharadas soperas de aceite de oliva. Cuando esté caliente, añadimos la cebolla y una pizca de sal y la freímos a fuego lento. Cuando esté bien pochadita, añadimos las 4 cucharadas soperas bien colmadas de harina. Sin parar de remover, esperamos a que la harina tome un color tostadito. Cuando la harina esté bien morenita, nos armamos de paciencia y vamos añadiendo sin parar jamás de remover, la leche vegetal, muy poquito a poco. No hay que añadir más leche hasta que la anterior no se haya incorporado. Digo que hay que armarse de paciencia porque vamos a tardar un buen ratito. La masa no estará hecha hasta que no veamos que se separa de las paredes de la sartén. Tengo la manía o costumbre de salar la masa casi al final, pero podéis añadirle la sal cuando os parezca oportuno. Gastaremos unos 700 ml. de leche.  Tiene que quedar una masa bien espesa, para que cuando se frían las croquetas no se nos abran.
Cuando terminemos, dividimos la masa en dos mitades: a una mitad le añadimos los champis y a la otra, las nueces. Dejamos enfriar unas cuantas horas. Cuantas más, mejor.
Cuando estén las masas bien frías, las dividimos en porciones “tamaño croqueta”. Las pasamos por el sustituto del huevo que hayamos elegido: yo, una taza de leche de soja cortada con un chorrito de limón y batida con un tenedor hasta que haga espuma. Por último, rebozamos en pan rallado y freímos abundantemente en aceite bien caliente.

Estas croquetas son una veganización de las croquetas que ha hecho mi abuela toda la vida. Hay otra forma más fácil de hacerlas que es preparando una bechamel sola (si la preparáis con la Mycook o Thermomix tardáis poquísimo) y añadiendo luego el ingrediente de vuestra elección (las nueces, los champis sofritos o lo que sea). También están riquísimas, pero a mí me gustan más estas que os he explicado, como las que he comido siempre en casa de mi abuela.

Nuggets

nuggets veganos

Estuve buscando como una demente una rica receta de nuggets para el cumple de mi marido, pero ninguna de las que encontraba me hacía tilín, hasta que encontré esta en la web de PETA que me conquistó. Espero que os gusten. Son muy ricos y jugosos…tan ricos, que sólo pude probar medio, porque volaron. Además, el truco de usar simplemente leche de soja+chorrito de limón para hacer el papel del huevo a la hora de rebozar ha sido un hallazgo para mí. Queda una especie de mejunje viscoso, igualito al huevo batido, y sin ingredientes raros. Ingredientes:

  • Un bote de garbanzos lavados y escurridos
  • Media taza de soja texturizada fina
  • Media taza de gluten
  • 1 y1/2 cucharada de mostaza
  • 1 cucharadita de ajo en polvo
  • 1 cucharadita de orégano (el original lleva tomillo)
  • 1 y 1/2 cucharada de sirope de agave
  • 1 cucharada de salsa de soja
  • 1/4 de taza de agua
  • Media taza de leche de soja
  • Un chorrito de zumo de limón
  • Media taza de pan rallado (el mío con ajo y perejil)
  • 1 cucharada de levadura de cerveza
  • Sal al gusto
  • Aceite para freír

Elaboración: Triturar los garbanzos. Verterlos en un bol y añadir la soja texturizada, el gluten, la mostaza, las especias, el sirope, la salsa de soja y el agua y remover con una cuchara. Debemos amasar a mano hasta que veamos cómo se forman pequeños hilitos de gluten. Con un par de minutos es suficiente. Reservamos. En otro bol, mezclamos el pan rallado y la levadura, y en un último bol, mezclamos la leche vegetal con el limón y batimos con un tenedor hasta que salga espuma. Ahora sólo tenemos que darle forma a los nuggets, empaparlos en la mezcla de leche+limón y pasarlos por el pan rallado. Freímos a fuego medio unos 3/4 minutos por cada lado.

Menú de Nochebuena

Ya que es la última entrada del año en mi blog, hoy os traigo un 3X1 especial: un vistazo a mis entrantes, plato fuerte y postre de la cena de Nochebuena.

15

Para empezar, unos hojaldritos untados con tomate concentrado y rellenos de salchichas de tofu de JustVegetal; unas tartaletas de sobrasada crudivegana y unos mini-falafel con salsa taratur. dsc0087sa El delicioso seitán de fiesta de Bruma, sólo que con ciruelas y pasas, en lugar de con orejones ¡una maravilla!

23

Y por último, el lemon pie del libro Delicias Veganas, de Toni Rodríguez. Ingredientes: Para la base:

  • 75 gramos de margarina no hidrogenada
  • 15 gramos de almendra en polvo
  • 40 gramos de azúcar glas
  • 130 gramos de harina de trigo (yo integral)

Para el relleno:

  • 2 limones
  • 100 ml. de leche de soja
  • 120 gramos de azúcar (yo panela)
  • 60 gramos de agua
  • 50 gramos de maicena
  • 70 gramos de aceite de maíz (yo girasol)

Para la cobertura:

  • 100 gramos de margarina no hidrogenada
  • 200 gramos de azúcar glas
  • 1 limón

Elaboración: Para la base, en un bol mezclamos la margarina, la almendra, el azúcar glas y la harina para obtener una masa homogénea. Tapamos con film y reservamos 2 horas en la nevera. Una vez fría, estiramos la masa con un rodillo. Colocamos en el molde, pinchamos con un tenedor e introducimos la masa en el horno 15 minutos a 150 grados. Dejamos enfriar. Para el relleno mezclamos la ralladura y el zumo de los limones con la leche de soja y el azúcar. Cocemos a fuego lento. En otro cazo, hervimos en agua y la maicena e incorporamos la mezcla de limón. Removemos bien durante un par de minutos. Retiramos el cazo del fuego y añadimos el aceite. Introducimos el relleno de limón en la base y dejamos enfriar en la nevera. Para la cobertura, batimos la margarina y el azúcar glas hasta que no tenga grumos y vamos añadiendo el zumo de limón y su ralladura. La introducimos en una manga pastelera y decoramos el pastel.

CSC#11: Pakoras de setas con guacamole

Esta es mi pequeña contribución al evento culinario mensual CSC#11: ¡Setas! cuya anfitriona es Nessie, del estupendo blog Chocoginja.

Ingredientes:

  • 100 gramos de harina de garbanzo
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • 1 cucharadita de cayena molida
  • 1/2 cucharadita de sal
  • Setas del tipo que más os guste
  • Agua (la que admita la harina)
  • Guacamole (si es caserito, mucho mejor)

Elaboración:

Mezclamos la harina, la sal, el bicarbonato y la cayena y vamos añadiendo agua hasta que quede una pasta no demasiado espesa ni demasiado líquida.
Sumergimos las setas en esta pasta y freímos en abundante aceite caliente, escurriendo bien después.
Servimos bien calentitas acompañadas de un rico guacamole. Tengo el inmenso privilegio de tener un aguacatero en casa, así que mi guacamole era caserísimo XD.