Bruschetta

bruschetta

La receta de hoy es una de esas típicas recetas que me da reparo subir, por lo sencilla que es. Sin embargo, por los comentarios que me dejáis en Instagram o Facebook, me doy cuenta de que estas recetas fáciles y ricas también tienen su encanto y sobre todo, que sirven para dar ideas para la cocina del día a día. Con un par de bruschettas y unos filetitos de tofu por ejemplo, tenemos una cena de lo más completa.

Es importante que para hacer bruschetta utilicéis un pan de estilo rústico, o al menos que tenga una miga consistente. Yo os dejo dos opciones, pero hay mil más. Mis preferidas: champiñones, espárragos trigueros, alcachofas, aceitunas negras+ajo+tomate seco y por supuesto estas dos: de tomate y de berenjena.

No tenéis por qué añadir ningún tipo de picante, pero a mí me encanta, así que dejo la opción de añadirlo.

Ingredientes:

  • 2 rebanadas de pan rústico por persona
  • 1 berenjena
  • 2 tomates
  • 2 dientes de ajo
  • orégano
  • aceite de oliva VE
  • salsa picante de vuestra elección (opcional): mi preferida es la harissa pero en esta ocasión utilicé una salsa picante de habanero.

Preparación:

Bruschetta al pomodoro:

Lavamos y cortamos los tomates en daditos (también podéis utilizar tomates cherry en mitades o cuartos) y los disponemos en un bol. Rallamos o machacamos en el mortero uno de los dientes de ajo y lo añadimos a los tomates. Añadimos un poco de sal, una cucharada de orégano y otra de aceite virgen.
Disponemos esta mezcla sobre el pan y horneamos a 200 grados durante 10 minutos.

Bruschetta con berenjena:

Lavamos y cortamos la berenjena en rodajas. Las hacemos a la plancha con un poquito de aceite de oliva y sal, bien tapadas y a fuego moderado. Queremos que queden tiernecitas y bien hechas. Mientras tanto, frotamos el otro diente de ajo en el pan y cuando las rodajas de berenjena estén listas, las disponemos por encima del pan y espolvoreamos con orégano. Horneamos a 200 grados durante 10 minutos.

Para darle un toque picante, diluimos la salsa picante de nuestra elección en un par de cucharadas de aceite virgen. Emulsionamos bien con una cucharilla y lo vertemos por encima de las bruschettas justo al sacarlas del horno.

Os dejo foto de mi Toffee olisqueando la cena ❤

bruschetta2

Berenjenas con chimichurri

berenjenas chimichurri

Ya sabemos (o deberíamos saber) que la mayor parte de nuestras ingestas (al menos en comida y cena) debería estar compuestas por verduras y hortalizas. Como os dije en mi anterior entrada, ahora como en el trabajo y como mi estrategia para cumplir con este punto siempre ha sido además de incluir verdura en cantidad en el plato principal, tomar una guarnición o primer plato a base de verdura, estoy buscando alternativas que se salgan de la típica ensalada y que sean fáciles de transportar.

La receta que os traigo hoy cumple con ambas premisas. Se trata de unas berenjenas asadas marinadas en un delicioso chimichurri. Según la Wikipedia, el chimichurri es una “salsa de consistencia líquida, muy condimentada y cuyos ingredientes fundamentales son perejil, orégano, ajo, vinagre, ají molido y un poco de sal. Este es un aderezo típico en Argentina, Paraguay y Uruguay, y se cree que se originó en estos países”.

A este chimichurri lo llamo “chimichurri de Leo” en honor al amigo que me descubrió esta receta por la cual le estaré eternamente agradecida. Además de para marinar verduras (con coliflor queda ideal), lo utilizo para acompañar a los choriveganos e incluso para la pizza, con la cual considero que combina perfectamente. También es ideal para patatas asadas o hervidas.

Ingredientes:

  • 4 o 5 berenjenas
  • 2 dientes de ajo picados
  • Un puñado de perejil fresco picado
  • 2 cucharadas soperas de orégano
  • 2 cucharadas soperas de pimentón (dulce o picante o mezcla de los dos)
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 vaso de aceite de oliva virgen extra
  • 1 chorro generoso de vinagre

Preparación:

Se lavan las berenjenas y se introducen en el horno a 200 grados. No hace falta pincharlas con un tenedor ni nada.

Para el chimichurri mezclamos todos los ingredientes en un cacito y lo llevamos a ebullición. Nada más hervir, se aparta del fuego y se conserva en un frasco de cristal bien tapado que guardaremos en la nevera. Es necesario dejar reposar al menos un par de días el chimichurri para disfrutarlo en todo su esplendor, pero sinceramente, yo no soy capaz de esperar tanto.

Una vez tengamos nuestras berenjenas bien frías y nuestro chimichurri reposadito, las pelamos y las troceamos a tiras. Las bañamos en el chimichurri y dejamos reposar. Se pueden comer frías o (mucho mejor) del tiempo.

Muhammara

muhammara

Llevo varios meses sin actualizar el blog. En muy poco tiempo ha habido muchos cambios en mi vida, todos para bien afortunadamente. Uno de esos cambios es que ahora como en el trabajo y estoy incorporando nuevas formas de consumir verduras que se salgan de la clásica ensalada porque no me resulta cómoda de llevar al trabajo. En mis comidas y cenas siempre hay un mínimo de 300 gramos de verduras, a veces más y a veces menos. En cualquier caso, la mayor parte de la ingesta está formada por verduras. Cuando el plato principal se queda un poco corto, tiro de ensaladas o cremas, y ahora estoy incorporando patés de verduras y hortalizas porque me resultan comodísimos, súper ricos y además me solucionan otra papeleta, la de los frutos secos, que es mi talón de Aquiles particular. Hoy os traigo un clásico de la cocina siria, la muhammara, a base de pimientos asados y nueces. En el blog podéis encontrar otro paté vegetal, el de zanahoria con semillas de girasol, que me está viniendo muy bien para este propósito. También os recomiendo otros platos como el baba ganoush o mutabal o los calabacines en vinagre. Todas son formas estupendas de aumentar nuestra ingesta de verduras y hortalizas sin echar mano de la clásica ensalada, que ahora quizá apetece menos.

Ingredientes:

  • 3 pimientos rojos asados
  • 80 gramos de nueces
  • 40 gramos de pan rallado
  • 2 dientes de ajo
  • 150 ml de zumo de granada
  • 1 cucharada sopera de comino
  • 1 chorrito de zumo de limón
  • 2 cucharadas soperas de AOVE
  • pimienta y sal

Preparación:

En primer lugar llevamos el zumo de granada (lo podéis encontrar refrigerado en cualquier supermercado) a ebullición hasta quedarnos con unas 2 cucharadas soperas de sirope de granada. Lo dejamos enfriar y lo trituramos con el resto de ingredientes. Lo enfriamos bien antes de consumir. Con pan de pita calentito es una auténtica delicia.

Tosta de setas y hummus

IMG_4988_7314

 

Hoy os traigo una receta sencilla y que es una de mis cenas súper favoritas de invierno junto con un buen plato de crema de calabaza, calabacín o tomate.

Ingredientes (por persona):

  • Una rebanada de pan integral
  • Tres cucharadas de hummus (comprado o casero)
  • dos puñados de setas, de las que más os gusten
  • aceite de oliva VE, un diente de ajo, unas hojitas de perejil y sal Maldon

Preparación:

En primer lugar, picamos menudito el ajo. En una sartén antiadherente, vertemos una cucharada de aceite y freímos el ajo a fuego medio unos instantes. Subimos el fuego y añadimos las setas cortadas a tiras. Cocinamos hasta que el agua que sueltan se haya evaporado por completo y espolvoreamos con perejil picado ya fuera del fuego.
Tostamos ligeramente el pan, lo cubrimos de hummus y disponemos las setas por encima. Para darle el toque final, espolvoreamos con unas escamas de sal Maldon que le dará un toque crujiente con mucha gracia.

Focaccia con cherries y aceitunas al aroma de tomillo

_MG_4267_6701

Hacía ya tiempo que tenía ganas de preparar una focaccia, y este fin de semana me llegó el momento ya que íbamos a celebrar el primer cumple de mi Violeta en la playa y necesitaba cosas que fuesen fáciles de transportar y comer con la mano.
Es una receta laboriosa pero nada complicada. Queda como una especie de híbrido entre pan y pizza, muy esponjosa por dentro, pero crujiente por fuera.

Ingredientes:

  • un sobre de levadura de panadería
  • una cucharadita de azúcar
  • 300 ml de agua templada
  • 500 gramos de harina
  • 125 ml de aceite + un chorrito extra para los tomatitos
  • una cucharada de sal
  • un puñado de tomillo fresco
  • dos tazas de tomates cherry
  • una taza de aceitunas negras

Preparación:

En un cazo, ponemos el aceite con el tomillo y lo calentamos. Luego, lo dejamos enfriar completamente.
En un bol amplio ponemos la levadura con el azúcar y el agua templada. Mezclamos bien y dejamos reposar 10 o 15 minutos. Pasado ese tiempo, añadimos la harina, el aceite aromatizado con el tomillo y la sal y amasamos bien. Tapamos la masa con film y dejamos reposar 2 horas.
Mientras, podemos hornear los cherries en una bandeja apta para el horno con un chorrito de aceite o hacer como yo, y optar por la vía rápida: poner los tomatitos y el aceite en un recipiente apto para microondas, bien tapados y programar 2 minutos a máxima potencia. Destapar, remover y programar otros 2 minutos a máxima potencia. Ya los tenemos listos.
Estiramos la masa en una bandeja cubierta de papel de hornear, la volvemos a tapar con film y la dejamos reposar 30 minutos. Finalmente, destapamos, hacemos hoyitos por toda la masa con la punta de los dedos y en cada hoyito ponemos o un tomatito o una aceituna negra. Tendremos el horno precalentado a 220 grados y horneamos 20 minutos.
Os dejo una foto de propina con mi Saskia de fondo 🙂

_MG_4265_6699

Croquetas de tofu ahumado

croquetas

Indiscutiblemente, las croquetas son las reinas de la fiesta. Crujientes, cremosas y muy sabrosas, son súper versátiles y con ellas nunca fallas. Como todo no podía ser perfecto, lo cierto es que son muy laboriosas, pero desde luego que merece la pena invertir un buen rato en la cocina para poder disfrutar luego de unas ricas croquetitas.

Ingredientes:

  • 6 cucharadas soperas de aceite de oliva
  • 4 cucharadas soperas de harina colmadas
  • pan rallado (el mío con ajo y perejil)
  • aceite de oliva virgen extra
  • sustituto del huevo para rebozar (en mi caso, leche de soja cortada con un chorrito de limón)
  • una cebolleta cortada en juliana fina
  • un bloque de tofu ahumado
  • sal
  • leche vegetal sin endulzar

Preparación:

Calentamos en una sartén antiadherente un par de cucharadas de aceite y sofreímos la cebolleta hasta que esté blandita y dorada. Desmigamos con un tenedor el bloque de tofu, lo salamos ligeramente y lo añadimos a la sartén. Sofreímos brevemente y reservamos.
En la misma sartén, añadimos 4 cucharadas más de aceite, añadimos las 4 cucharadas de harina y la sofreímos a fuego medio hasta que cambie ligeramente de color. En ese momento, vamos añadiendo sin parar de remover, la leche vegetal, muy poquito a poco. No hay que añadir más leche hasta que la anterior no se haya incorporado. La masa no estará hecha hasta que no veamos que se separa de las paredes de la sartén. Añadimos una pizca de sal. Tiene que quedar una masa bien espesa, para que cuando se frían las croquetas no se nos abran. Al final, añadimos la mezcla de cebolleta y tofu y removemos con mucho cuidado para incorporarla bien. Tapamos con film y dejamos enfriar (cuanto más tiempo, mejor).
Cuando la masa esté fría, la dividimos en porciones “tamaño croqueta”. Las pasamos por el sustituto del huevo que hayamos elegido: yo, una taza de leche de soja cortada con un chorrito de limón y batida con un tenedor hasta que haga espuma. Por último, rebozamos en pan rallado y freímos abundantemente en aceite bien caliente.

Os recuerdo que también podéis hacer la bechamel en la MyCook, Thermomix o incluso en la panificadora para evitaros el rollo de darle vueltas a la sartén. Simplemente habría que añadir el tofu+cebolleta al final de la cocción
También es buena idea hacer la masa un día, y las croquetas al día siguente. Una vez armadas las croquetas, admiten perfectamente la congelación.

Mousse de zanahoria al curry

mousse de zanahoria al curryCasi siempre que tengo alguna celebración o evento es un fijo en el menú. Este viernes pasado fue la fiesta del 10º aniversario de la peluquería de mi madre. Ha hecho cambios y celebramos la reapertura con una copita de cava y con algo de picoteo vegano. El éxito de estos canapés fue enorme, y muchas personas me pidieron la receta, así que aquí está con todo detalle.

Se trata de una adaptación del clásico Curried carrot dip del Veganomicon, pero a mí me gusta con una textura más fina y esponjosa, por eso aumento la cantidad de aceite y emulsiono con la MyCook a máxima velocidad. La textura cambia, queda sedosa y espectacular.

Ingredientes:

  • un kilo y medio de zanahorias (para quedarnos con un kilo después de pelar y eliminar las puntas)
  • una taza de pipas de girasol (sale igual de bien si son crudas, tostadas o fritas)
  • un chorro generoso de aceite de oliva VE
  • un diente de ajo grande
  • dos cucharadas generosas de curry en polvo (yo compro uno picante en Iceland, pero ponedle el que más os guste)
  • media cucharadita de cominos
  • pimienta negra (si usamos un curry suave, si lo usamos picante, no añadir)
  • un chorrito de zumo de limón
  • sal

Preparación:

Despuntar y pelar las zanahorias. Trocearlas y cocerlas en la olla a presión durante 15 minutos. Escurrirlas muy bien. Una vez escurridas, salarlas y reservar hasta que dejen de quemar.
En la jarra de la MyCook o Thermomix, o batidora de vaso o procesador de alimentos añadir todos los ingredientes juntos. Empezar a triturar a velocidad media e ir subiendo conforme la mezcla comience a estar cremosa. Triturar bien hasta que consigamos la textura adecuada. Enfriar en la nevera y disfrutar con pan, tartaletas, regañás o similares.

Queso vegetal cremoso

queso veganoA estas alturas, creo que mi blog es uno de los pocos que no ha publicado esta maravilla de receta, facilísima de hacer, que utiliza ingredientes muy sencillos y que además de estar riquísima, sorprende a todo el mundo.
La receta original es de Veggie on a Penny, pero yo la conocí a través de Vegetal…y tal, que a su vez la tomó de Danza de Fogones.
Lo ideal es comerla con nachos de maíz, pero hay mil opciones para disfrutarla. Tiene un sabor a queso logradísimo y os repito que es facilísima de hacer y al contrario de lo que pasa con otras recetas de quesos vegetales, los ingredientes están al alcance de cualquiera.

Ingredientes:

  • 400 gramos de patata pelada y troceada
  • 150 gramos de zanahoria pelada y troceada
  • ⅓ taza de aceite de oliva VE
  • ½ taza de agua
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • ½ taza de levadura de cerveza
  • ½ cucharadita de ajo en polvo
  • ½ cucharadita de cebolla en polvo
  • 2 cucharaditas de sal

Preparación:

Cocer las patatas y las zanahorias hasta que estén blanditas.
Triturarlas junto con el resto de ingredientes hasta conseguir una crema muuuuy fina. Enfriar ¡y a disfrutar!

Fritada de calabaza

fritada calabaza

Con esta receta me pasó algo muy curioso. Hacía tiempo que quería hacerla, porque la vi en la web de JustVegetal y me enamoró (me requetechifla la calabaza). Cuando me puse manos a la obra y mi madre la vio, me preguntó que de dónde había sacado la receta, que si me la había dado mi abuela. Y es que resulta que este plato lo había hecho mi abuela toda la vida y yo no me acordaba en absoluto. JustVegetal comenta que es un plato típico de Granada. Mi abuela era de la zona de la Axarquía, al este de la provincia de Málaga, que limita precisamente con Granada. Tengo pendientes por subir varias recetas de mi abuela, que era una cocinera maravillosa. De momento, vamos con esta.

Ingredientes:

  • 1 calabaza butternut (mi abuela las llamaba “de las de freír”)
  • 4 dientes de ajo
  • 1 cucharada grande de puré de pimiento choricero
  • 1 cucharada de pimentón de La Vera
  • 2 cucharadas de vinagre
  • 1 cucharada de orégano
  • sal
  • aceite de oliva V. E.

Preparación:

Pelamos y troceamos la calabaza en trocitos pequeños. Añadimos un chorrito de aceite en una sartén y la cocinamos a fuego lento hasta que esté deshecha (yo este proceso lo he hecho en la FussionCook, menú verduras, 5 minutos; al estilo tradicional se tarda mucho más). Reservamos.
En otra sartén se fríen los ajos laminados y cuando están doraditos, se retira la sartén del fuego y se añade la pulpa del pimiento choricero, el orégano, el vinagre y el pimentón. Se remueve bien, se vuelve a poner al fuego apenas unos segundos y se mezcla inmediatamente con la calabaza. Salamos al gusto y dejamos enfriar. Nosotros lo comimos con nachos de maíz.

Barquitas de endivias con paté de aguacate y cereal inflado

barquitas

Estas barquitas fueron un gran éxito incluso con personas a las que no suelen gustar las endivias. Debo agradecerle la idea a mi querida Lucía (¿por qué no tienes la receta en tu blog? ¡es fantástica!) y parte del éxito a Arguiñano, ya que sigo fielmente su truco de repasar cada hoja de endivia con un trapo de cocina limpio y seco, desde la base hasta la punta, para que pierdan el amargor. Si a eso le unimos que el paté de aguacate le aporta un toque suave y cremoso y la espelta hinchada le da un punto crujiente, no es de extrañar que este sea un plato muy agradecido.

Ingredientes:

  • Una bandeja de endivias
  • 6 aguacates maduros
  • 3 tomates de pera
  • media cebolleta
  • el zumo de un limón
  • un chorrito de aceite de oliva virgen extra
  • sal
  • un puñado de espelta inflada (o cualquier otro cereal inflado). La mía, de El Granero integral.

Preparación:

Primero preparamos el paté, triturando los aguacates, los tomates y la cebolleta, agregando el zumo de limón, la sal y un chorrito pequeño de aceite de oliva.
Luego preparamos las endivias como he explicado más arriba, es decir, repasando cada hoja de endivia con un trapo de cocina limpio y seco, desde la base hasta la punta, para que pierdan el amargor. Las disponemos en una bandeja de servir, rellenamos con el paté y disponemos por encima unos cuantos granos del cereal inflado que hayamos escogido.