Galletas de avena y mantequilla de cacahuete

_MG_0005_8277

Por fin consigo unas galletas de avena crujientes además de deliciosas. Además son facilísimas de preparar. No hay pereza que valga. Si tenéis niños, son perfectas para tenerlos entretenidos y además les suele hacer mucha ilusión comer sus propias galletas. Si las hacéis tened en cuenta que debéis retirarlas del horno en cuanto los bordes estén dorados, aunque el centro esté un poco blando. Si las horneáis hasta que estén duras, obtendréis como resultado unas galletas capaces de romperos todos los dientes. Como son densas, también es conveniente que las hagáis finitas. Con las cantidades que os pongo salen unas 9 galletas medianas. No crecen durante la cocción así que podéis doblar cantidades y ponerlas juntitas en la bandeja del horno y  hacer un montón de galletas de una sola vez.

Como apunte “nutricional” sólo quiero apuntar que este tipo de preparaciones (al igual que el bizcochito que os traje la semana pasada) deberían ser sólo de consumo ocasional (ocasional quiere decir una vez cada 20 días o menos), aunque se trate de repostería casera. Para ilustrar esto que os comento, aunque sea un poco tirar piedras contra mi propio tejado, os dejo este post de Lucía de Dime qué comes: Dejad de flipar con la repostería casera. En mi defensa diré que estas galletas llevan poca azúcar, que la harina es integral, así como los copos de avena y que los cacahuetes y el aceite de oliva son alimentos súper saludables, pero hay que tener moderación al consumir este tipo de preparaciones.

Ingredientes:

  • 4 cucharadas colmadas de harina de trigo integral
  • 4 cucharadas colmadas de copos de avena
  • 3 cucharadas de leche vegetal
  • 2 cucharadas de mantequilla de cacahuete (casera o comprada, si es sin porquerías, mucho mejor)
  • 1 cucharada colmada de panela o azúcar (si sois muy golosos podéis poner 2, pero con 1 están dulces y ricas)
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • 1/4 de cucharada de bicarbonato

Preparación:

Precalentar el horno a 180 grados. Cubrir la bandeja del horno con papel de horno. Mezclar todos los ingredientes y amasarlos a mano hasta que estén bien integrados. Dejar reposar un par de minutos. Ayudándonos con un poco de aceite de oliva damos forma a las galletas: primero formamos una bolita y luego la aplastamos entre nuestras manos. Supongo que se puede utilizar un cortapastas, pero a mí me gusta que las galletas tengan un aspecto rústico. Horneamos a 180 grados hasta que veamos que los bordes estén doraditos. Las dejamos enfriar sobre una rejilla y cuando estén completamente frías las podemos conservar en un bote hermético.

Anuncios

10 pensamientos en “Galletas de avena y mantequilla de cacahuete

  1. Poniendo ya las cosas nutricionales y explicando qué es consumo ocasional, sí señora. Yo pienso DE QUE la repostería es un placer. Hay gente muy asceta que es capaz de pasar sin un bizcocho durante toda su vida y los admiro igual que admiro a la gente con cuerpo escultural a golpe de gimnasio y pesas. Lo mío es un wannabe. Yo miro a Ororo, con toda su fibra y sus músculos marcados y pienso: “Quiero ser como tú”. Luego miro a Brea, redondita ella, zampando, y pienso: “Y soy como Brea”.

    Ya sabes: a nadie le amarga un dulce. Yo debería tener más recetas dulces en el blog, porque además dan un montón de tráfico, lo que me demuestra que la gente, en general, quiere gochadas aunque luego hablen de comida sana. Pero, como sé que me lo como tó, no lo hago. También podría hacerlo para compartir. Compartir está bien. Aunque luego se coman tus galletas.

    He dicho.

    • Yo me quedé un poco muerta cuando vino al cole de Daniela una doctora a dar una charla a padres y profesores sobre nutrición y dejó claro eso, que consumo ocasional es máximo una vez cada 20 días. También dijo otras cosas que me encantaron como que nada de zumos para los peques y más cosas, pero eso se me quedó grabado.

  2. ¿Podrías poner los ingredientes en gramos y no en cucharadas? Me apetece mucho hacer estas galletas, pero las cucharadas no es que sean una medida muy exacta. ¡Gracias!

    • ¡Hola Azdriel! Cuando vuelva a hacerlas si me acuerdo pesaré los ingredientes. De todas formas, da igual si es una medida exacta o no. Lo importante es la proporción.

  3. Pues yo creo que estas galletas se podrían consumir casi todos los días, Lucía Martínez hablaba de repostería casera tradicional yo creo, vamos la que lleva aceite de girasol y uno o dos vasos de azúcar jaja. Estas galletas llevan ingredientes reales, comida de verdad, acaso todo lo que llevan no podrías comerlo por separado a lo largo del dia? Quizás lo único la panela, pero.es muy poca cantidad, además seguro que si no se le pone quedan ricas igual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s