Tarta sacher

sacher vegana

Esta es la primera tarta que aprendí a hacer en mi vida, incluso antes que el típico bizcocho de yogur que hace todo el mundo. Como la hice tantas veces terminé aborreciéndola pero ahora la he recuperado en versión vegana y creedme si os digo que en el último mes habré hecho como 10, riquísimas.
He variado el glaseado que solía hacer y he disuelto el chocolate en leche de coco, que me encanta. También he cambiado la almendra molida por avellana molida en alguna ocasión y queda deliciosa. Os dejo con la receta:

Ingredientes:
Para la tarta:

  • 300 gr de harina
  • 50 gramos de almendra molida
  • 200 gr de azúcar
  • 300 ml de leche vegetal
  • 120 gramos de margarina no hidrogenada o 150 ml de aceite de girasol
  • 4 cucharadas de cacao puro
  • 1 y 1/2 cucharadita de bicarbonato
  • Mermelada de albaricoque
  • gotas de chocolate negro para decorar

Para la cobertura:

  • 300 gramos de chocolate negro
  • 300 gramos de leche de coco

Preparación:

Precalentar el horno a 180º C.
En un bol mezclamos todos los ingredientes secos y en otro todos los líquidos y batimos bien. Añadimos los líquidos poco a poco en la mezcla de la harina y batimos con movimientos envolventes.Vertemos la mezcla en el molde y horneamos durante 40 minutos. Desmoldamos una vez esté completamente frío.
Con un cuchillo de hoja larga y dentada, lo abrimos en dos mitades. La que corresponde a la base, la utilizamos para la parte de arriba de nuestra tarta porque estará más plana y lisita.
Untamos generosamente de la mitad de abajo con mermelada de albaricoque y tapamos con la otra mitad.
Para la cobertura, calentamos la leche de coco hasta que esté bien caliente y agregamos el chocolate troceado. Retiramos del fuego y mezclamos suavemente hasta que todo el chocolate se haya fundido. Cubrimos la tarta con la cobertura cuidando que quede uniforme y lisita. Metemos a la nevera y cuando esté fría la cobertura pero no se haya solidificado pegamos las gotas de chocolate en los lados ayudándonos con papel de horno. Terminar de enfriar en la nevera y servir fresquita.

Gofres o tortitas

tortitas

Hoy os voy a contar un poco mi vida, jiji. Para la fiesta de cumpleaños de mi hija mayor, que cumplió 4 años el sábado pasado, tenía unas ganas locas de hacer gofres. Aprovechando que desde Provamel tuvieron el detallazo de enviarme una caja con varios de sus productos para que los probase, y que incluía una bebida de arroz y almendra exquisita (bien fresquita es de las más ricas que he probado nunca), me decidí a hacerlos adaptando la estupenda receta de Art of Dessert.

Todo iba fenomenal hasta que la gofrera decidió suicidarse 10 minutos antes de dar comienzo a la fiesta. Los poquitos gofres que me dio tiempo a hacer estaban realmente deliciosos y con la masa que me sobró hice las tortitas que veis arriba y que están casi más buenas que en forma de gofre, que ya es decir. Es una masa con una textura estupenda, ni dulce ni sosa, riquísima y que os animo a probar. Es fácil de hacer y se conserva en la nevera hasta 5 días sin ningún problema.

Ingredientes:

  • 3 tazas de harina
  • 2 cucharadas de levadura química (impulsor, polvos de hornear)
  • Media cucharadita de sal
  • 3 tazas de bebida de arroz y almendra de Provamel (si usas otro tipo de leche vegetal que no sepa dulce, añade 1 cucharada de azúcar a los ingredientes)
  • 1/3 de taza de zumo de naranja
  • 1/3 de taza de aceite de girasol o semillas
  • margarina para untar la gofrera o sartén

Preparación:

Tan fácil como batir bien todos los ingredientes juntos. Untamos la superficie de la gofrera con margarina con la ayuda de un pincel o de papel de cocina y vertemos un cucharón de masa en cada cavidad de la gofrera. La cerramos y los cocinamos hasta que estén bien doraditos. Recordad que la gofrera debe estar muy caliente para que los gofres se despeguen bien y salgan uniformemente cocinados.
Si los hacéis en forma de tortitas, lo mismo: sartén bien caliente y uniformemente engrasada. Recordad que la tradición dice que la primera tortita siempre sale fea y hay que desecharla, jiji.
Os dejo foto de los gofres como homenaje póstumo a mi amada gofrera ;)

gofres

Muhallabia

muhallabia Hoy os traigo mi versión vegana (y un poco heterodoxa) de este postre de origen libanés que tanto me recuerda al delicioso menjar blanc catalán. Lo tomamos como postre después de una opípara comida repleta de especias e ingredientes contundentes y lo cierto es que agradecimos la delicadeza de su sabor y la ligereza de su textura.

Ingredientes:

  • 1 litro de leche de almendras
  • 50 gramos de azúcar (si la leche es natural 100%, subid la cantidad de azúcar hasta 75 gramos; la mía era endulzada).
  • 2 cucharadas soperas de harina de arroz
  • 2 cucharadas soperas de maizena
  • 1 cucharada sopera de agua de azahar (la receta original lleva agua de rosas)
  • 100 gramos de almendras molidas

Preparación:

Del litro de leche de almendras hay que separar un vaso. El resto se lleva a ebullición junto con el azúcar a fuego medio-bajo. Mientras se calienta, añadimos al vaso de leche que hemos separado la harina de arroz y la maicena y mezclamos muy bien hasta que no quede ningún grumo. Cuando la leche con azúcar que tenemos al fuego esté a punto de hervir, añadimos el contenido del vaso y removemos sin parar a fuego lento. Cuando veamos que va cogiendo consistencia y empieza a espesar, es el momento de añadir las almendras y el agua de azahar, sin dejar nunca de remover. El postre está listo cuando haya espesado lo suficiente, adquiriendo la textura de unas natillas. Entonces apagamos el fuego y lo vertemos en unos recipientes individuales y lo dejamos enfríar al menos una hora. Antes de servir espolvoreamos con canela o con almendras fileteadas.

Cheesecake vegana

_MG_7475_8185

Esta fue la tarta de “queso” que presenté ayer por la tarde en el taller de repostería vegana que impartí en la Fnac de Marbella. Lo de darle forma de corazón fue un poco por la cosa de que estamos en “la semana del amor”, pero obviamente podéis hacerla en un molde de los de toda la vida.

_MG_7479_8189

Escogí esta receta porque es muuuuuy fácil de preparar y quería ejemplificar con ella que no necesitamos huevos ni lácteos para preparar la típica tarta de queso con la que nos hemos deleitado toda la vida (ni para mousses, ni flanes, ni galletas, pasteles o cualquier otro postre). El papel del huevo lo hace aquí el lino molido remojado en agua hasta crear una especie de gel viscoso que nos permitirá obtener una tarta firme y jugosa. El papel del queso y la nata lo hacen el yogur de soja y la nata de soja. Ya sabéis que excepto para hacer mayonesa, podéis sustituir la leche de soja por cualquier otra leche vegetal, y lo mismo sucede con la nata.
El procedimiento utilizado para hacer el queso lo decubrí (como tantas otras cosas, qué blog tan espectacular) en CreatiVegan.
Con estas cantidades sale una tarta grande o dos pequeñitas.

Ingredientes:

  • 6 yogures naturales de soja (los míos de Sojasun, de 125 gramos cada uno). Si no encontráis yogures naturales, usadlos azucarados pero recortad la cantidad de azúcar a la mitad.
  • 4 cucharadas de lino molido disueltas en 8 cucharadas de agua caliente
  • 2 vasitos en los que venían los yogures de harina (la que más os guste)
  • 2 vasitos de panela o azúcar
  • 2 vasitos de nata vegetal
  • 1 sobrecito de levadura química (impulsor, polvos de hornear, royal o como la llaméis en casa).
  • Mermelada para decorar.

Preparación:

Debéis haceros con una tela finita de algodón, una gasa, muselina o lo que tengáis por casa. Haremos una especie de saquito con ella (procurando usar una doble capa si vuestra tela es muy fina) y verteremos en su interior el contenido de los yogures. Atamos el saquito y lo ponemos en un colador o un chino para que vaya drenando toda el agua que contiene (ojo que no contacte el saquito directamente con el líquido). Os recomiendo dejarlo un mínimo de 12 horas pero si podéis dejarlo 24, mejor aún.
Al final de proceso habremos obtenido unos 450 gramos de “queso” súper sedoso y bien firme, tipo “Philadelphia”. Por cierto, que si tenéis la precuación de no usar yogures azucarados podéis usar este mismo método para hacer “queso” salado, añadiendo sal y/o hierbas aromáticas o especias a vuestro gusto.
En un bol o en el vaso de la batidora que uséis verteremos la mezcla de lino molido + agua que habrá reposado unos 15 minutos. Añadimos el “queso” con cuidado así como el resto de ingredientes. Batimos a velocidad media apenas un minuto o hasta que veamos que todos los ingredientes están bien integrados y vertemos en un molde. Llevamos al horno precalentado a 180 grados unos 35 minutos.
Pasado ese tiempo la tarta estará aún un poco blandita, pero terminará de coger cuerpo cuando se enfríe completamente y pase unas horas en la nevera. La cubrimos con la mermelada y servimos.

Os dejo con algunas fotitos del taller de ayer, que fue todo un éxito. Estoy súper agradecida y muy contenta :)

IMG_7488_8198 IMG_7493_8203

Mousse de coco

mousse de coco

Soy muy aficionada a obsesionarme con sabores y con alimentos. Tuve la temporada del ahumado, la temporada de la coliflor, la temporada de la porra antequerana (a todas horas del día) y este verano me ha dado por el coco. Me tengo que conformar con algún detallito porque ni el diámtero de mi culo ni el de mi presupuesto dan para tanto como me gustaría, pero de verdad que me parece una auténtica delicia.
Esta receta es una adaptación de CreatiVegan, concretamente de su recetario navideño que es un verdadero tesoro.

Ingredientes:

  • dos latas de leche de coco que contengan como mínimo un 55% de coco
  • media taza de agua
  • 2 cucharadas de agar-agar en polvo
  • 4 cucharadas de azúcar glass
  • una cucharadita de maicena disuelta en 50 ml de agua
  • 50 ml más de leche de coco

Preparación:

Abrir las latas de coco y déjalas abiertas en la nevera toda la noche, para que al enfriarse se separe “la sustancia” del agua.
Hervir la media taza agua con el agar-agar durante 5 minutos, hasta que se disuelva por completo. Bajar el fuego y añadir el azúcar (en la receta original usa menos de la mitad, pero para mi gusto queda muy soso), removiendo hasta que se disuelva. Añadir la maicena diluida en agua y hervir hasta que burbujee. Enfriar hasta que empiece a tomar la textura de gel.
Ponemos el gel en un vaso alto y lo montamos con el accesorio de varillas o montaclaras. Añadimos poco a poco los 50 ml más de leche de coco (también puede ser de soja). Sacamos de la nevera las latas de leche coco e incorporamos a la mezcla únicamente la nata de coco solidificada (sin añadir líquido), batiendo con las varillas hasta que haga espuma y queden burbujas de aire por toda la mezcla.
Vertemos la mousse en copas individuales y enfriamos cuantas más horas, mejor (mínimo 2). Servir bien frío.

Tarta de chocolate y mousse de cacahuete

tartaHoy os traigo la tarta de mi cumpleaños, que une dos de mis sabores preferidos: chocolate y cacahuete.

Para el bizcocho:

Ingredientes:

  • 320 gr de harina
  • 200 gr de azúcar moreno (yo panela)
  • 300 ml de leche de soja o agua (a elegir, sale bien de las dos maneras)
  • 150 ml de aceite de girasol
  • 4 cucharadas de cacao puro
  • 1 y 1/2 cucharadita de bicarbonato

Preparación:

Precalentar el horno a 180º C.
En un bol mezclamos todos los ingredientes secos y en otro todos los líquidos y batimos bien. Añadimos los líquidos poco a poco en la mezcla de la harina y batimos con movimientos envolventes.Vertemos la mezcla en el molde y horneamos durante 40 minutos. Desmoldamos una vez esté completamente frío.
Con un cuchillo de hoja larga y dentada, lo abrimos en dos mitades. La que corresponde a la base, la utilizamos para la parte de arriba de nuestra tarta porque estará más plana y lisita.
Para el relleno y la cobertura:
Ingredientes
  • Un bote de mantequilla de cacahuete
  • Un brick pequeño de nata vegetal para montar
  • Una tarrina pequeña de margarina vegetal sin hidrogenar baja en sal
  • azúcar glass (al gusto)

Preparación:

Vertemos en brick de nata en un recipiente y la montamos con las varillas. Reservamos. En el mismo recipiente vertemos la mantequilla de cacahuete y unas 4 cucharadas soperas de azúcar glass y las batimos con la batidora de varillas. Cuado veamos que la textura se ha aireado y está más esponjosa, vamos añadiendo la margarina a cucharadas. Debemos ir probando a ver si el dulzor es el que queremos. Si lo queremos más dulce, podemos ir añadiendo el azúcar glass a cucharadas mientras batimos. Tiene que quedar una crema ligera, suave y esponjosa. Finalmente mezclamos con cuidado con el brick de nata.
Rellenamos y cubrimos el bizcocho y lo decoramos a nuestro gusto. En este caso yo he usado barquillos recubiertos de chocolate sin ingredientes de origen animal que encuentro en Mercadona. Refrigerar y comer bien fresquita.

Tarta de Oreo

oreo cakeEsta tarta la preparé para la comunión de mi sobrina Adriana. Tengo que decir que es la primera vez en mi vida que me lo paso bien en una de estas celebraciones. Ya lo advirtió una de las catequistas a todos los asistentes “por favor, no se escandalicen”. El cura que sustituyó al titular, un sacerdote muy joven y brasileño a juzgar por su acento, celebró una misa muy divertida, nada encorsetada.  Sacó a hablar a los padres micrófono en mano, le “robó” un abanico de lunares a una de las señoras y se estuvo abanicando mientras hablaba…con curas así me dan ganas hasta a mí de ir a la iglesia, jijiji.

Para el bizcocho:
Ingredientes:

  • 320 gr de harina
  • 150 gr de azúcar glass
  • 150 gramos de panela
  • 600 ml de leche de soja
  • 300 ml de aceite de girasol
  • 8 cucharadas de cacao puro
  • 1 cucharadita de bicarbonato

Preparación:

Precalentar el horno a 180º C.

En un bol mezclamos todos los ingredientes secos y en otro todos los líquidos y batimos bien. Añadimos los líquidos poco a poco en la mezcla de la harina y batimos con movimientos envolventes. Vertemos la mezcla en el molde y horneamos durante 40 minutos o cuando pinchando con una brocheta o similar, ésta salga limpia. Desmoldamos una vez esté completamente frío.
Con un cuchillo de hoja larga y dentada, lo abrimos en dos mitades.

Para el relleno:
Ingredientes:

Preparación:

Montamos la nata muy fría. Reservamos una cuarta parte para la decoración y la dejamos reposar en la nevera. Abrimos longitudinalmente la vaina de vainilla y raspamos su interior con la punta de un cuchillo. Añadimos los granitos de vainilla a las tres cuartas partes de la nata que nos servirá para el relleno, removiendo bien.
En una bandeja ponemos de base una de las mitades del bizcocho de chocolate y lo rellenamos con la nata avainillada. Cubrimos con la otra mitad y reservamos en la nevera mientras preparamos la cobertura.

Para la cobertura:
Ingredientes:

  • 300 gramos de chocolate negro
  • 120 ml de leche de soja
  • 2 cucharadas de margarina.

Preparación:

Llevamos a ebullición en un cazo la leche y la margarina. En cuanto hierva, retiramos del fuego y añadimos el chocolate troceado. Removemos hasta que el chocolate se haya derretido. Cuando esté templado, sacamos la tarta de la nevera y la cubrimos por todas partes con el chocolate. Volvemos a meter en la nevera.

Para la decoración:
Ingredientes:

  • Un paquete de galletas Oreo mini (no tienen lácteos ni huevo)
  • La cuarta parte de la nata que teníamos reservada.

Preparación:

Metemos la nata en una manga pastelera y hacemos pequeñas rosetas por toda la superficie del pastel. Encima de cada una, ponemos una mini Oreo.

oreo cake2

Nutella 100 % vegetal

Nutella o Nocilla 100 % vegetal, o vegana o como la queráis llamar. En realidad debería llamar a esta receta crema de chocolate y avellanas, pero vamos, que si digo “Nocilla vegana” todo el mundo sabe a qué me refiero.
Esta receta es una veganización después de múltiples probatinas de la que he hecho siempre con la MyCook, que a su vez es una adaptación de la receta de Canelona para la Thermomix. Allá voy:

Ingredientes:

    • 100 gramos de avellanas peladas y tostadas
    • 50 gramos de panela molida o azúcar moreno
    • 300 gramos de chocolate negro para postres con un mínimo del 52 % de cacao
    • 200 gramos de leche de avellanas
    • 100 gramos de aceite de girasol

Preparación:

Triturar el azúcar o la panela junto con las avellanas durante 20 segundos a velocidad 10. Tiene que quedar muy fino.
Se agrega el chocolate y se trocea en velocidad 9 durante 20 segundos.
Por último, se añade la leche de avellanas y el aceite y se programan 7 minutos a 50º en velocidad 4.
Se vierte la crema en un recipiente y se deja enfriar.

Cake pops

Pues hoy receta resultona y sencillita si tenéis la precaución de: A) no hacerla en pleno agosto y B) no transportar los cake pops 50 kilómetros. Precisamente cometí ambos errores aunque al final todo tuvo un final feliz.

Ingredientes:

  • Galletas Oreo (síiiiiiii, son 100% vegetales por fin)
  • Crema de algarroba o crema de chocolate tipo nocilla sin lácteos
  • Chocolate negro para fundir
  • Brochetas o palitos de cake pops
  • Crocanti de almendra y fideos de colores para decorar

Preparación:

No pongo cantidades pero sí proporciones: en primer lugar hay que triturar las galletas hasta reducirlas a un polvo fino. Después, por cada rulo de galletas, tenéis que añadir 3 cucharadas soperas de crema de algarroba o chocolate y amasar muy bien hasta conseguir una masa que pueda moldearse fácilmente. Formamos las bolitas y las metemos a la nevera o al congelador. Fundimos el chocolate y lo dejamos atemperar.
Cogemos las brochetas o palitos y sumergimos sus extremos uno por uno en el chocolate fundido. Inmediatamente los introducimos en cada bolita y reservamos rápidamente en frío colocándolos boca abajo en una bandeja o clavándolos en algún sitio. El chocolate al enfriarse hará de “pegamento” y nuestros palitos permanecerán firmemente unidos a sus bolitas.
Cuando hayamos finalizado, dejamos reposar en la nevera (yo los dejé toda una noche).
El siguiente paso consiste en fundir más chocolate, templarlo e introducir cada bolita completamente en el baño de chocolate y rápidamente rebozar en la decoración elegida. Si el chocolate resultase demasiado denso, podéis añadir un pelín de aceite de girasol, para que la capa de chocolate fundido que cubre la bolita no quede muy espesa.
Conforme vayáis haciendo cada cake pop lo tenéis que clavar en una pieza de porexpán de esas que vienen en las cajas de los electrodomésticos o similar, o utilizar unas naranjas a las que previamente les hemos recortado la base como veis en las fotos o incluso llenar tazones o vasos con arroz e ir disponiendo los palitos dentro. Quedan muy bien sujetos.
Cuando hayamos terminado, los colocamos de nuevo en la nevera hasta el momento de servirlos.
Hay docenas de maneras diferentes de hacer cake pops y probablemente las encontréis mucho mejor explicadas en los miles de blogs que pululan por la red así que ¡a investigar!

Pastel de chocolate y frutos rojos

Es una pena la foto, con esas velas ahí plantificadas y el flashazo de rigor, pero no podía dejar de colgar esta receta ¡está de muerte lenta este pastel! A mi niña le gustó muchísimo, y eso que no es nada dulce. Me basé en esta receta de Directo al Paladar, pero no usé frambuesas, sino frutos rojos en conserva y doblé las cantidades del bizcocho (pero no de la cobertura, y la verdad es que me quedé corta). Es súuuuuuuuuuuuuper fácil y muy rico. Para la próxima creo que lo abriré por la mitad y le pondré mermelada (o mermelada y nata vegetal montada, que me acabo de acordar de los pastelitos Bony que devoraba cuando peque y me ha entrado antojo).

Ingredientes para el bizcocho:

  • 300 gr de harina bizcochona (con el impulsor incluido)
  • 120 gr de cacao puro en polvo (yo usé Valor)
  • 240 ml de aceite de girasol
  • 250 ml de leche de soja
  • 260 gr de panela

Ingredientes para la cobertura:

  • 200 ml de leche de soja
  • 30 gr de cacao puro en polvo
  • 20 gr de maizena
  • 40 gr de panela
  • 100 gr de frutos rojos (los míos en conserva, peso escurrido)

Preparación:

Para el bizcocho, mezclamos la panela y el cacao en primer lugar. Después añadimos la leche de soja, volvemos a mezclar y después, el aceite. Por último, agregamos la harina tamizada, de golpe y mezclamos bien. En la receta original dice que la masa queda bastante líquida, pero os aseguro que la mía era espesísima.
Horneamos en un molde antiadherente a 170 º durante 35 minutos. Lo dejamos enfriar y lo pasamos a la nevera un mínimo de 6 horas.

Para la cobertura, ponemos todos los ingredientes en una cacerola a fuego medio y removemos sin parar hasta que espese. Cubrimos el pastel y decoramos con más frutos rojos o con unas hojitas de menta.